3.4.1 Biografía

Periodista, editor y escritor colombiano nacido en Aracataca (Magdalena), el 6 de marzo de 1927; es conocido universalmente como Gabo. Su familia abandonó esta población atlántica para trasladarse a Bogotá. Hijo de Gabriel Eligio García y de Luisa Santiaga Márquez Iguarán. Fue criado por sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Márquez y Tranquilina Iguarán, en Aracataca.

Su infancia está bellamente relatada en sus memorias Vivir para Contarla. En 1936 murió el coronel Nicolás Márquez, motivo que desplazó a Gabriel García Márquez a Sucre con sus padres, para meses después trasladarse a Barranquilla a estudiar. Cursó los primeros grados de secundaria en el Colegio San José desde 1940 para luego viajar a Zipaquirá a culminar su bachillerato en el Liceo Nacional con una beca, hasta 1946.En 1947, García Márquez se mudó a Bogotá con la intención de estudiar Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), carrera de la que desertó.

Después del llamado "Bogotazo" en 1948, cruentos disturbios que se desataron el 9 de abril a causa del asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, cuando se quemaron algunos de sus escritos en la pensión donde residía, decidió trasladarse a Cartagena de Indias y empezó a trabajar como reportero de El Universal. A finales de 1949 se traslada a Barranquilla para trabajar como columnista y reportero en El Heraldo. Por petición de Álvaro Mutis, García Márquez regresó a Bogotá en 1954, donde trabajó en El Espectador como reportero y crítico de cine. En 1958, tras una estancia en Europa, García Márquez regresó a América, instalándose en Venezuela.

En Barranquilla se casó con Mercedes Barcha, con la que pronto tendría dos hijos, Rodrigo (que nació en Bogotá en 1959) y Gonzalo (que nació en México tres años más tarde). En 1961 se instaló en Nueva York como corresponsal de Prensa Latina. Al recibir amenazas y críticas de la CIA y de los exiliados cubanos, que no compartían el contenido de sus reportajes, decidió trasladarse a México.

En 1967, el escritor, García Márquez, publicó su obra más aclamada, Cien años de soledad, historia que narra las vivencias de la familia Buendía en Macondo. La obra es considerada como un gran referente del Realismo mágico. Desde 1975, García Márquez se radica entre México, Cartagena de Indias, La Habana y París. En 1982, le conceden el Premio Nobel de Literatura. Desde 1998 es presidente del Consejo Editorial y uno de los propietarios de la Revista Cambio en Colombia. En 2002 publicó su autobiografía titulada Vivir para contarla.

Gabriel García Márquez es conocido mundialmente por la peculiaridad de la forma con la que trata sus obras, conocida como "Realismo Mágico" y que consiste en tratar hechos fantásticos desde el punto de vista de determinadas culturas que los consideran normales.

En 1994 funda con su hermano Jaime y con el abogado Jaime Abello, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) con la que espera que los jóvenes periodistas puedan interactuar con maestros del oficio como Alma Guillermoprieto, Javier Darío Restrepo o Jon Lee Anderson, en busca de renovar sus vocaciones y aprender a hacer un mejor periodismo. García Márquez sigue siendo el presidente de la FNPI.

3.4.2 Incursión en el cine

García Márquez ha desarrollado un interés particular por el cine; ya en su etapa juvenil en Barranquilla, conjuntamente con el pintor Enrique Grau, el escritor Álvaro Cepeda Samudio y el fotógrafo Nereo López, participa en la realización del cortometraje surrealista “La langosta azul”.

Posteriormente, en la década de los cincuenta, estudia la carrera de cine en el Centro Experimentale Di Cinematografía de Cinecittà (Roma), teniendo como condiscípulos al argentino Fernando Birri y al cubano Julio García Espinosa, que más tarde serían considerados fundadores del llamado Nuevo Cine Latinoamericano. Los tres personajes han declarado en reiteradas oportunidades el impacto que supuso para ellos ver la película Milagro en Milán, de Vittorio de Sica, así como también asistir al nacimiento del neorrealismo italiano, tendencia que los hizo vislumbrar la posibilidad de realizar cine en América Latina siguiendo las mismas técnicas.

Es preciso anotar que esta estancia en Roma sirvió para que el escritor aprendiera varios de los entresijos que comporta el quehacer cinematográfico, en tanto y cuanto compartió largas horas de trabajo al lado del realizador César Zabatini. Este particular afinó en García Márquez una precisión cinematográfica a la hora de narrar con imágenes, que más tarde usaría como parte de su trabajo en Ciudad de México.

Se tiene conocimiento de que muchas obras cinematográficas mexicanas de los años sesenta fueron escritas por García Márquez, quien al igual que muchos intelectuales de la época firmó los guiones con seudónimo.

Entre 1965 y 1985 García Márquez participó directamente en los siguientes filmes:

  • En este pueblo no hay ladrones (1965) de Alberto Isaac
  • Juego peligroso (segmento "HBO") (1966) de Luis Alcoriza y Arturo Ripstein
  • Patsy mi amor (1968) de Manuel Michel
  • Presagio (1974) de Luis Alcoriza
  • La viuda de Montiel (1979) de Miguel Littín
  • María de mi corazón (1979) de Jaime Humberto Hermosillo
  • El año de la peste (1979) de Felipe Cazals (adaptación del libro de Daniel Defoe "El diario de la peste")
  • Eréndira (1983) de Ruy Guerra.

En 1986, conjuntamente con sus dos condiscípulos del Centro Experimentale di Cinematografía, y apoyados por el Comité de Cineastas de América Latina, funda la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños, en Cuba, institución a la cual le dedicará tiempo y su propio dinero para apoyar y financiar la carrera de cine de jóvenes provenientes de América Latina, el Caribe, Asia y África. A partir del año siguiente en dicho centro se dedicará a impartir el taller “Cómo se cuenta un cuento”, fruto del cual salen innumerables proyectos audiovisuales.

En 1990 García Márquez, camino a Japón, hace una escala en Nueva York para conocer al director contemporáneo cuyos guiones más admira: Woody Allen. La razón de su viaje al país oriental es la de encontrarse con Akira Kurosawa, en ese momento rodando "Los sueños", interesado en llevar a la gran pantalla la historia de El otoño del patriarca, ambientado en el Japón medieval. La idea de Kurosawa es totalizadora, incrustar toda la novela en el celuloide sin importar el metraje; infortunadamente, para esta idea no existe posibilidad de financiación y el proyecto no se realiza.

En 1996 se presenta Edipo Alcalde, adaptación de la obra de Sofocles "Edipo Rey”, hecha por García Márquez y Estela Malagón, dirigida por Jorge Alí Triana, y protagonizada por Jorge Perugorría, Angela Molina y Paco Rabal.

En 1999se filma El coronel no tiene quien le escriba, protagonizado por Fernando Luján, Marisa Paredes, Salma Hayek y Rafael Inclán.


En 2003 el Grupo Editorial Random House Mondadori de Nueva York le ofrece los derechos para producir el guión cinematográfico sobre la novela “Evita. La Loca de la Casa del narrador luxemburgués Daniel Herrendorf, que protagonizara Madonna bajo la dirección de James Ivory.

En 2006 se rueda El amor en los tiempos del cólera, con guión del sudafricano Ron Harwood y bajo la batuta del director británico Mike Newell. Filmada en Cartagena de Indias, los personajes son encarnados por Javier Bardem, Giovanna Messogiorno, John Leguízamo, Catalina Sandino y Benjamín Bratt. Casi al mismo tiempo se habla de la inminente producción de “Del amor y otros demonios”, con la dirección de la costarricense Hilda Hildalgo; “Memoria de mis putas tristes” dirigida por el danés Henning Carlsen y una posible adaptación de “El otoño del patriarca” por el bosnio Emir Kusturica.

3.4.3 Actividad política

García Márquez ha participado como mediador en las conversaciones de paz adelantadas entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno colombiano que tienen lugar en Cuba; igualmente participó en el proceso de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la guerrilla de las FARC que sin embargo fracasó.

También brindó su apoyo y se unió a la amplia lista de prominentes figuras de América Latina que han manifestado su apoyo a la independencia de Puerto Rico a través de su adhesión a la Proclamación de Panamá aprobada por unanimidad en el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico celebrado en Panamá. Entre estos autores que dieron su apoyo inequívoco al derecho de Puerto Rico a ejercer su derecho a la plena descolonización y libre determinación, se encuentran las siguientes figuras cuyo reconocimiento es de talla mundial: Pablo Armando Fernández, Ernesto Sábato, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Thiago de Mello, Frei Betto, Carlos Monsiváis, Pablo Milanés, Ana Lydia Vega, Mayra Montero y Luis Rafael Sánchez.

3.4.4 Obras

  • La Hojarasca, 1955.
  • Relato de un náufrago, 1955.
  • Un día después del sábado, 1955
  • El coronel no tiene quien le escriba, 1961.
  • Los funerales de la Mamá Grande, 1962.
  • La mala hora, 1961.
  • Cien años de soledad, 1967.
  • Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo, 1968.
  • Relato de un náufrago, 1970.
  • La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, 1972.
  • Cuando era feliz e indocumentado, 1973.
  • Chile, el golpe y los gringos, 1974.
  • Ojos de perro azul, 1974.
  • El otoño del patriarca, 1975.
  • Todos los cuentos (1947-1972), 1976.
  • Crónica de una muerte anunciada, 1981.
  • El olor de la guayaba, 1982.
  • El secuestro, 1982.
  • El asalto: el operativo con el que el FSLN se lanzó al mundo, 1983.
  • Erendira, 1983.
  • Diatriba de amor contra un hombre sentado, 1984
  • El amor en los tiempos del cólera, 1985
  • Las Aventuras de Miguel Littín Clandestino en Chile, 1986
  • El general en su laberinto, 1989.
  • Doce cuentos peregrinos, 1992.
  • Del amor y otros demonios, 1994.
  • Noticia de un secuestro, 1996.
  • Obra periodística 1: Textos costeños (1948-1952)
  • Obra periodística 2: Entre cachacos (1954-1955)
  • Obra periodística 3: De Europa y América (1955-1960)
  • Obra periodística 4: Por la libre (1974-1995)
  • Obra periodística 5: Notas de prensa (1980-1984)
  • Vivir para contarla, 2002.
  • Memoria de mis putas tristes, 2004.

3.4.5 Premios y reconocimientos recibidos

  • Premio de la Novela ESSO por "La mala hora" (1961)
  • Doctorado honoris causa de la Universidad de Columbia en Nueva York (1971)
  • Medalla de la legión de honor francés en París (1981)
  • Condecoración Águila Azteca en México (1982)
  • Premio Nobel de Literatura en Estocolmo (1982)
  • Premio cuarenta años del Círculo de Periodistas de Bogotá (1985)
  • Miembro honorario del Instituto Caro y Cuervo en Bogotá (1993)
  • Doctorado honoris causa de la Universidad de Cádiz (1994)

3.4.6 Cien Años de Soledad.

Se publicó en 1967 y dentro de una semana vendieron ocho mil copias. Esta novela le ganó muchos premios internacionales, incluyendo el premio Nobel (1982). De repente, Gabriel García Márquez fue sitiado con fama y su vida cambió para siempre.

En una escala estrecha Cien Años de Soledad es una historia que cubre cien años y seis generaciones de la familia Buendía y la fundación de la ciudad Macondo. La estructura simple de la novela traza la crónica de la familia Buendía durante el siglo XIX. Es una historia de una dinastía, empezando con José Arcadio Buendía hasta la muerte del último miembro de la línea. A través del narrativo, los destinos de los Buendías y Macondo son reflejos paralelos.

En cada generación, una muerte violenta encuentra a los miembros de los Arcadios, con unas excepciones, pasando por alto los Aurelianos belicosos. La novela empieza con Aureliano enfrente de un pelotón de fusilamiento, pero Arcadio en otra ocasión muere en esta manera. Cada generación produce otro Aureliano, nombrado por el Coronel, y todos comparten el destino de soledad. A pesar de nacerse a una familia grande con muchos amigos, todos buscan la soledad y eventualmente perecen.

Los humanos tienen algunas necesidades, y por eso, el lector puede desarrollar el tema de soledad en esta obra y ver como ella influye la vida cotidiana. Los varones de la familia Buendía, casi sin excepción, son marcados con el signo de la soledad. Por ejemplo, Coronel Aureliano Buendía, un miembro distinguido de la segunda generación, sirve como ejemplo perfecto de soledad. Como el primer ser humano nacido en Macondo, él es identificado como mal dispuesto a llegar a ser alguien. Él llora en el útero de su madre Úrsula, exclamando que tiene "una incapacidad para el amor humano". Su adolescencia le hizo silente y solitario, pero en hecho, él siempre toma refugio en estar solo. Sin embargo, Coronel Aureliano Buendía tiene compasión para su sociedad desafortunada.

La vida de los gemelos, Aureliano y José Arcadio IV Segundo, refleja que la soledad no solo es un estado de insolación social, pero también es una relación humana especial, y sobre todo, es una necesidad. Por ejemplo, Aureliano tiene lástima de sí mismo, porque su vida tiene una norma de repetición: vive entre el deseo y la abundancia, entre la virtud y la hipocresía. Siempre se confunde sobre el estado de su aburrimiento psicológico. En su frustración, él siente una compulsión neurótica para hacer hincapié en tristeza como medio a sentirse humano. En cambio, su hermano gemelo no tiene este tipo de compasión por sí mismo y no hace falta de satisfacer sus apetitos. Es condenado a vivir aparte de los otros Buendías, no importa lo que hace. Psicológicamente, José Arcadio IV Segundo siempre es un desconocido y nadie nunca sabe nada de su vida. Él es un hombre sin una familia emocional y siempre es confundido con su hermano. Para mostrar la dimensión irónica en la relación de los gemelos, García Márquez enterró un gemelo en el sepulcro del otro.

José Arcadio V y su sobrino, Aureliano Babilonia, comparten una relación del amor y del odio, y sufren de otra forma de soledad. Al llegar de Roma, José Arcadio V realiza que tiene que vivir con su sobrino en paz. En esta relación, hay una tolerancia mutual sin afección, hay acomodación sin compasión. Es como una "fuerza de hábito" entre dos personas, cuando su relación es mecánica solo con las acciones y las reacciones. Esta forma de hábito debilita la fuerza de una relación cercana y la conduce a la desesperación.

A través de la novel, la muerte se acerca a la soledad. Todos los hombres de la familia Buendía, especialmente Aureliano, llevan a cabo una vida de soledad. Él, aunque rodeado con otros hombres en la guerra, está separado de los demás. Cuando regresa a casa un día, da instrucciones estrictas que nadie, incluyendo a su esposa Úrsula, puede acercarse a él más de diez pies. Cuando se sienta en un cuarto, un círculo lo aísla de los otros. En su incapacidad por querer; se empuja más y más a la soledad que, para él, es como la muerte. Es tan miserable en su soledad que trata de terminar la vida, pero su destino no es la muerte sino el aislamiento. La frialdad de la soledad es como la frialdad del sepulcro.

La narración en la novela es en un tiempo cerrado, con un principio y un fin. El presente, el pasado y el futuro pueden ser narrados en un tiempo a cualquier tiempo por el narrador, porque él es objetivo en narrar cada uno. Por eso, el tiempo en Cien Años de Soledad es circular. La novela tiene una declaración directa que se desarrolla y explica en manera lógica, que ninguna otra conclusión puede ser posible. La manipulación del tiempo y creación de un sistema total no permite la medida de tiempo en una concepción lineal. La acción no es cronológica, pero tiene la función de evocar el fin de un ciclo vital desde el principio. Así, pues, el presente se ve de la perspectiva del pasado y es proyección al futuro. Por ejemplo, el narrador parece estar en el mismo tiempo que el Coronel frente al pelotón de fusilamiento: "muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el Coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo". (p. 79)

En Macondo, no se puede distinguir entre la realidad y la irrealidad —cualquiera cosa puede pasar por otra. Lo maravilloso convive con lo cotidiano y a través de un lenguaje evocador y preciso, es posible hacer vivir lo inverosímil. La construcción imaginaria tiene sus raíces profundas en la realidad latinoamericana. Los paisajes de Macondo contienen elementos naturales como las nieves latinoamericanas, el desierto y las montañas. En Macondo, los problemas de los trabajadores con los políticos reflejan las preocupaciones con respeto a Colombia. Por ejemplo, los trabajadores en las plantaciones de plátanos se rebelan contra el gobierno.

Al leer la novela Cien Años de Soledad, suele hacerse difícil definir el objeto final. A veces parece una sátira, otras parece una evocación de lo mágico. La novela demuestra que la línea entre la fantasía y la realidad es muy arbitraria. Muestra en consecuencia la variedad de la cultura colombiana e indígena. En resumen, se aprecia las descripciones y las historias de los caracteres en esta obra expuestos por el autor. Es una obra maestra que expresa el punto de vista complejo con elementos de la ficción de otros novelistas, referencias bíblicas y experiencias personales conocidas por Márquez mismo.