Publicidad:
La Coctelera

El creador del BOOM

Luis Harrs es un reconocido cronista chileno que recopilo en su libro Los nuestros a diez de los mas importantes escritores de latinoamerica y aunque sus intenciones no fueron establecer un canon de lo que mas adelante se conoceria como el boom latinoamericano, esto sucedio.

un año despues de publicar el libro desapareció del mapa por completo, hasta una cronica publicada recientemente en la revista ALMA de Argentina. este trabajo consta de una reseña de la vida de Harrs y de una entrevista en la que explica los pormenores de la seleccion para su libro Los nuestros, menciona por que descartó a algunos escritores reconocidos de aquella epoca y porque eligió a los que eligió.

la cronica completa pueden encontrarla en la pagina web de la revista o direcmente mediante el siguiente link: cronica Luis Harrs

DIAPOSITIVAS DEL BOOM LATINOAMERICANO

DIAPOSITIVAS DEL BOOM LATINOAMERICANO

Boom latinoamericano


1. Concepto

Denominación de carácter periodístico y, en cierto sentido, publicitario o al menos editorial, que se aplicó a la difusión exitosa y simultánea de un reducido grupo de escritores, en los años sesenta del siglo XX, que no configuraron ningún grupo, tendencia o escuela artística, y cuya única seña de identidad en común era el uso de la lengua española y el hecho no ser nativos de España sino de diversos países del bloque hispanoamericano.

La mayoría de los especialistas suele situar el punto de arranque de este fenómeno mediático centrado sin excepciones en el género novelístico, con obras que estuvieron no sólo un gran reconocimiento crítico sino también un elevado número de lectores en junio de 1963, con la publicación de la mítica y revolucionaria rayuela, del argentino J. Cortázar, que fue contemporánea de los primeros títulos significativos del peruano M. Vargas Llosa (La ciudad de los perros, 1963; La casa verde, 1966), del mexicano C. Fuentes( la muerte de Artemio Cruz, 1962; cambio de piel, 1967) y sobre todo el colombiano G. García Márquez, cuya novela Cien Años de Soledad ( 1967), consolidó el boom hasta el punto de convertirse en la obra más famosa, vendida y traducida de la lengua española, entre todas las posteriores del quijote.

Estos 4 autores constituyeron la avanzadilla y a la vez el indiscutible grupo protagónico del acontecimiento editorial que se comenta, y que tuvo como principal virtud la de ayudar a difundir y apreciar en el ámbito internacional el hombre y la obra de otros autores hispanoamericanos que les habían precedido o que eran sus contemporáneos, e incluso de muchos otros que surgieron en los años inmediatamente posteriores, hasta finales de la década de los sesenta; fecha en la que puede situarse el final de este periodo expansivo de las literaturas hispánicas transatlánticas, en una Europa y unos Estados Unidos hasta entonces más bien indiferentes ante ellas.

En el primer grupo configurado por autores de la obra ya consolidada y no méritos que el boom ayudó a poner en circulación a partir de la segunda mitad de los años sesenta, cabe mencionar a los argentinos J. L. Borges, E .Sábato, A. Bio y Casares; y M. Mujica Láinez, al uruguayo J. C. Onetti, al chileno J. Donoso, al peruano J. R. Ribeyro, al colombiano A. Mutis, al venezolano A. Uslar Pietri, al paraguayo A. R. Bastos; a los cubanos Infante, al guatemalteco M. A. Austrias y a los mexicanos J. Rulfo y J. J. Arreola.


En el segundo grupo de los apartados que integrarían estos ejemplos, que corresponde a autores más jóvenes o de obra más tardía, cuya difusión se vio beneficiada por el interés despertado por el boom en el público de habla española y de otras lenguas, podrían incluirse los chilenos J. Edwards, F. Alegría y E. Lafourcade, el argentino Mipuig, el guatemalteco A. Monterroso, el cubano S. Sarduy, los mexicanos V. Lenero y S. Pitol, el peruano A. Bryce Echenique o el venezolano S. Guarmendia.

La significación del boom como acontecimiento sin referentes ni paralelos en la historia de las letras hispánicas, admite diversas lecturas que son otras tantas propuestas parciales para entender su singularidad. En primer lugar, no fundó una escuela o movimiento, ni dejó por tanto continuadores o corrientes que puedan adscribírsele en el estricto sentido literario, por lo que su huella no es otra que la difusión y la apertura al mundo de una vasta región cuya literatura permanecía ignorada o conocida de manera confusa y parcial.

En segundo lugar, no representó la evolución o continuidad de ningún ismo por el cual las letras del sub continente hubiesen sido conocidas con anterioridad: nada hay en él que lo asocie a los poetas románticos decimonónicos, al modernismo de un R. Darío, a las diversas vanguardias del cono sur (ultraístas, creacionistas) ni mucho menos al indigenismo. En tercer lugar, hizo por primera vez de hispanoamérica, tierra de cronistas y poetas, una potencia narrativa de primer orden que se sorprendió por igual a españoles y a lectores de otras lenguas.

Su punto de partida político, finalmente, que lo asoció a los movimientos revolucionarios de su época y lugar por la ideología izquierdista de sus principales representantes, a acabó diluyéndose con el paso del tiempo, bien por la evolución de estos hacia otras posturas o por la evolución de éstos hacia otras posturas o por la incorporación de autores de muy variadas ideologías, hasta devenir un claro ejemplo ecuaniménico continental, en el que caben todos los matices estéticos y políticos.

1.2 Origen

No se sabe con detalle cómo fue el origen de esta corriente. Muchos dicen que surge como una caricaturización de la realidad. Pero otros afirman que el escritor busca manifestar su punto de vista de la realidad. También se dice que surgió por la misma necesidad de los escritores de mostrar algo innovador, algo que rompiera con todas las facetas, algo que le dejara crear su propio estilo, algo que le permitiera liberar y dar rienda suelta a su imaginación, alguna cosa que invitara a los lectores a retomar el gusto por la literatura, ya que ellos estaban buscando algún libro con el que se sintieran apoyados y comprendidos, que mostrara a los demás que las injusticias de las cuales él se quejaba eran reales y que otra persona también se dio cuenta y lo estaba expresando en ese libro.

Al hablar del boom nos referimos a un grupo de narradores que se da a conocer con una proyección internacional a partir de la publicación de sus obras en España, donde se instalaron, huyendo de los regímenes autoritarios. Tan marcada dejaron su huella en la tierra que la literatura en castellano de los sesenta reconocida por los autores latinoamericanos más que por el resto de autores españoles.

Si bien la noción de boom parece menos apropiada para un análisis de tendencias literarias que el término nueva novela, tampoco es posible prescindir por completo de ese concepto que, a fuerza de ser usado por todos, se ha convertido en sinónimo de la narrativa de los sesenta y ha sido consagrado por los mismos escritores.

1.3 Características

1.3.1 El tema cubano

Este fue el primer punto de encuentro emocional para el grupo, a partir de la primera revolución socialista que tiene lugar en latinoamérica, lo cual era una razón de respaldo del levantamiento castrista contra los desatinos de Batista. Conforme se fue sovietizando el régimen de Castro, este nexo fue de desencuentro, ya que la democracia que se esperaba que llegara, no llegó. Sin embargo, a partir de este momento no todos los escritores actuaron del mismo modo: algunos se distanciaron – Mario Vargas Llosa, Guillermo Cabrera Infante, Jorge Edwars – y otros, aún en la actualidad la siguen apoyando, como es el caso de Gabriel García Márquez y Benedetti.

1.3.2 Realismo mágico

Los maravillados escritos de los Cronistas de Indias y su sentido de estar en otro mundo conquistando tierras que sólo en su fantasía poblada de libros de caballerías podían hallar paralelo se convirtió de hecho en los pueblos hispanoamericanos en una señal de identidad cultural de la que derivó una nueva corriente estética como el Realismo Mágico o, según concibe Alejo Carpentier, lo Real Maravilloso.

La narrativa describe cosas irreales como si fueran reales y cotidianas y las cosas cotidianas como si fuesen irreales; se renueva el lenguaje y las técnicas narrativas y las historias, que pueden estar basadas en sucesos de la vida real, incorporan elementos extraños, fantásticos o legendarios, pueblos mitificados, espacios y lugares fruto de la especulación y personajes que, como pueden existir, también pueden ser irreales o fruto híbrido y mestizo entre lo verdadero, lo imaginario y lo inexistente, que hace difícil separarlos.

Al comparar una novela que fue escrita antes del periodo del boom, con otra que fue hecha durante esta transición literaria, se repara en que la historia que fue escrita antes del Boom Latinoamericano nos muestra una realidad plana y sombría, una realidad normal y verdadera, una realidad existente, mientras que la novela escrita después del Boom Latinoamericano muestra muchas facetas de un mismo lugar, de un mismo personaje o del tiempo que recrean la realidad, es decir, se rompe todas las barreras entre lo fantástico y lo habitual y convierte esta mezcla en una nueva realidad, que es perfecta para poder dejar que su inspiración fluya, circule y deje salir las mejores ideas.

1.3.3 Alteración cronológica

Muchas novelas que corresponden a la época del Boom latinoamericano, no tienen orden cronológico de los sucesos que ocurren en él, por ejemplo, normalmente una novela comenzaría en aquel momento en que los protagonistas se conocen, y terminaría cuando después de muchos problemas y ajetreos, se casan; en este tipo de novelas no, puede empezar cuando contrajeron matrimonio y terminar, cuando la novia, después de enterarse de la infidelidad de su prometido con su mejor amiga, intenta suicidarse y él la salva, con lo cual ella quedó nuevamente enamorada de él y acondicionan todo para el día de su matrimonio.



CONTEXTO HISTORICO

El Boom Latinoamericano se vio influenciado por los sucesos que marcaron la época, como es el caso de la revolución cubana, de mayor importancia, golpe de estado en Guatemala, dictadura en Republica Dominicana, el neocolonialismo además por los autoritarismos e ideas sociales.

2.1 Golpe de Estado en Guatemala

En 1944, un movimiento estudiantil encuadrado en el amplio movimiento de la Reforma Universitaria latinoamericana, derrocó al dictador Ubico e impuso un sistema democrático por primera vez en guatemala, resultando electo presidente Juan José Arévalo. Arévalo, un educador formado en la Argentina que se adhería a una ideología que él denominaba "socialismo espiritual", inició una serie de reformas políticas y sociales. Su sucesor (elegido en 1951), el coronel Jacobo Arbenz, profundizó tales medidas y en 1952 inició un importante proceso de reforma agraria, que afectó seriamente los intereses de la empresa estadounidense United Fruit, que tenía sólidos lazos con la administración del presidente Eisenhower. Sosteniendo que se trataba de un gobierno comunista, Estados Unidos comenzó a operar entonces para desestabilizar Guatemala y derrocar al gobierno de Arbenz. El golpe de Estado se inició el 18 de junio de 1954, con el bombardeo de la ciudad por aviones militares y la invasión desde Honduras de un ejército golpista al mando de Carlos Castillo Armas y el apoyo desembozado de la CIA. La lucha duró hasta el 3 de julio cuando Castillo Armas tomó la capital y dio inicio a un largo período de dictaduras militares.

2.2 Revolución Cubana

También es llamada “Revolución de los Barbudos” fue generada por violaciones de los derechos humanos causados por el general Fulgencio Batista quien había derrocado al presidente democrático Carlos Pio, la oposición generalizada dirigida por Fidel Castro; en la madrugada del 01/01/1959 llegaron tropas del movimiento “26 de julio” comandadas por Camilo Cienfuegos y el Che Guevara tomaron el regimiento de Campo Columbia y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, excluyeron del mando al Coronel Barquin, poco después las tropas del Directorio Revolucionario ocuparon el Palacio Presidencial, Fidel Castro quedo al Mando del país.

2.3 Dictadura de Republica Dominicana

Como resultado de la primera invasión de Estados Unidos a Republica Dominicana, producida de 1916 hasta 1924, se dio la llamada “era de Trujillo” Dictadura de Rafael Trujillo duró de 1930 a 1961, año que fue asesinado, este es quien en 1959 mando una invasión a Cuba la cual fracaso. Luego de su muerte, el país pasó por varias direcciones políticas entre las que se encuentran la del profesor Juan Bosch, que fue derrocado a los 7 meses, un triunvirato y una intervención armada estadounidense en 1965, con unos 42,420 soldados en tierra dominicana. En 1966 Joaquín Balaguer ascendió al poder y se mantuvo en él durante un periodo de 12 años, en un gobierno dictatorial en el cual hizo uso de fraudes electorales y represiones sobre sus opositores políticos.

2.4 Neocolonialismo

Tras la liberación política de estados, se mantuvieron generalmente las antiguas estructuras económicas, dándose el llamado Neocolonialismo.

La dependencia de las importaciones de la metrópoli, la concentración de la producción en ciertas materias primas para exportar a Europa y Norteamérica, la carencia de los medios técnicos y del capital, y la conservación en ciertos casos de la propiedad de la industria en manos de colonizadores suponen la continuación del control económico sobre estos países.

La devaluación de las materias primas que exportan y la venta de bienes manufacturados de mayor valor añadido generan un déficit comercial nocivo para estos países.

2.5 Contexto en Perú

La asunción de Augusto B. Leguía concluyó la serie de gobiernos aristocráticos. Leguía permaneció en el poder durante once años con una política paternalista hacia los indígenas, la creación de una momentánea bonanza, la manipulación del orden jurídico y la amedrentación de la oposición. Este periodo, conocido como el Oncenio, terminó en 1930 con el popular golpe de estado de Luis Miguel Sánchez Cerro, que inició un periodo de gobiernos militares y de irrupción de movimientos populares -como el APRA- en el escenario político. Al final de este tercer militarismo se sucedieron presidentes democráticos interrumpidos primero por el Ochenio de Manuel Odría y un breve golpe militar para continuar con la sucesión presidencial.

Gradualmente, durante los años 60 la crisis política se hizo patente, lo que provocó la Revolución de las Fuerzas Armadas, al comando del general Juan Velasco Alvarado con un mensaje anti-imperialista, especialmente anti-estadounidense, y antioligarca. Se instauró pues un régimen de corte estatista que impulsó varias y profundas reformas de diversos resultados que, globalmente y a largo plazo, tuvieron un impacto principalmente negativo en la economía nacional.

Las rebeliones del APRA en 1948, durante el gobierno de José Luis Bustamante y Rivero los apristas realizaron una férrea oposición desde el Congreso, el país vivía una crisis social que desembocó en la sublevación que tenía por objetivo tomar el poder y deshacerse de los mandos castrenses. El 3 de octubre de 1948, el Real Felipe fue atacado por mar y tierra, pero los apristas no consiguieron el respaldo popular y Haya de la Torre tuvo que refugiarse en la embajada de Colombia. Bustamante y Rivero no duraría mucho tiempo.

El 27 de octubre de 1948, otra vez Arequipa se levantó contra el gobierno constitucional, y el Gral. Manuel A. Odría dirigió un golpe que derrocó al presidente, al cual se le acusó de fomentar la anarquía.

2.5.1 Odría, su golpe y su "Montesinos"

Odría convocó a elecciones para legitimarse, pero participó solo, mandó a la cárcel al otro candidato, el general Ernesto Montagne. Por entonces surge una nueva rebelión en Arequipa, comandada por la Liga Democrática, se levantaron barricadas y hubo varios muertos. En este clima, Odría, que era candidato único, se eligió "presidente constitucional", el 28 de julio de 1950. Alejandro Esparza Zañartu (su Montesinos), un siniestro personaje quien se desempeñó como director de Gobierno y como ministro de Gobierno (hoy del Interior), su actuación se rodeó de misterio y sus excesos contribuyeron al desprestigio del régimen. La indignación aumentó cuando nuevamente en Arequipa hubo un levantamiento popular debido a una salvaje represión militar contra una huelga estudiantil, Odría tuvo que prescindir de Esparza Zañartu y derogar la ley de seguridad interior.

2.5.2 El golpe luego del fraude

En las elecciones de 1962 Haya de la Torre quedó en primer lugar, Belaúnde Terry en segundo y Odría en tercero, pero no hubo un ganador con mayoría absoluta, el Congreso debía elegir al nuevo presidente. Las Fuerzas Armadas exigieron que se anularan los comicios y como el poder electoral se negó, sobrevino un nuevo golpe de Estado que convocó a nuevas elecciones donde ganó Fernando Belaúnde Terry.

2.5.3 Las rebeliones de los años 60

Los años 60 fueron plagados de rebeliones y de movimientos guerrilleros inspirados por el éxito de la revolución cubana. Hugo Blanco y Luis de la Puente Uceda fueron los más famosos líderes revolucionarios. Se realizaba la toma de pueblos, haciendas y puestos militares con el fin de ganar adeptos. Pero a la población no le interesaba la ideología que predicaban y no los respaldó.

Fernando Belaúnde no trajo la ansiada estabilidad al Perú. En 1968 su gobierno firmó un convenio con la International Petrolium Company que tuvo el apoyo multipartidario. Pero el Director de la Empresa Petrolera Fiscal, Carlos Loret de Mola, denunció que había desaparecido la página once del acuerdo, donde estaría estipulado el monto de la indemnización que pagaría el Estado a esa empresa. Se produjo un gran escándalo que llevaría a una nueva rebelión. El 3 de octubre se produce un golpe de Estado que depone a Belaúnde. La junta militar presidida por el General Juan Velasco Alvarado contaría con el apoyo de la izquierda peruana y del partido comunista.

2.5.4 El gobierno revolucionario de las FFAA

El gobierno de Velasco nacionalizó los recursos, reformó el agro, la educación, expropió las empresas, los bancos y los medios de comunicación. El autoritarismo campeaba y la radicalización de los bandos opuestos era evidente. Fue un buen momento para que el General Francisco Morales Bermúdez planeara un "relevo institucional", es decir, un golpe al golpista, que se produjo en agosto de 1975.

CARLOS FUENTES

3.1.1 Biografía

Nace el 11 de noviembre de 1928 en Panamá en donde su padre comenzaba su carrera diplomática como representante de México.
En los años treinta su padre fue asignado como embajador de México en Washington D.C. creciendo en medio del vibrante mundo americano de esa década. Ahí, al lado de su padre, estudió
la Historia
y Geografía de México. En su imaginación fabricaría un México similar a la tierra de Oz. Al menos así parecía a la vista de un joven mexicano, hijo de un diplomático y viviendo en un hotel de lujo en la 16th street de Washington con una vista majestuosa del Meridian Hill Park.
En aquella época Fuentes encontró en la lectura de Mark Tawin, en las imágenes de las películas y los diarios la capacidad de mezclar ilusiones con un corazón que latía verdad, auto celebración de triunfos.
En su escuela, una escuela pública, se reflejaban estas realidades en las que había que creer. Creyó entonces en una democracia que se iniciaba en su salón de clases, mundo en el cual, por supuesto, él participaba con una parte democráticamente importante. "En E.U.A. es importante, a cualquier edad y en cualquier ocupación, el ser "popular". No he conocido otra sociedad en la que la disciplina mantenga una alta estima. Yo era popular. Yo era "normal".
Pasarían varios años para que Fuentes lograra descubrir la realidad de la tierra mexicana. Mientras tanto vivió en Chile y Buenos Aires en donde tuvo un acercamiento importante con grandes personalidades de la esfera cultural, como Pablo Neruda y David Alfaro Siqueiros entre otros.
Llega a México a la edad de 16 años donde estudió
la Preparatoria.
Se
inició en el periodismo como colaborador de la revista "Hoy" y obtuvo el primer lugar del concurso literario del Colegio Francés Morelos.
Posteriormente obtiene el titulo de Licenciado en Derecho por
la UNAM.
E
n 1950 viaja a Europa y realiza estudios de Derecho Internacional en la Universidad
de Ginebra. Aquí logró complementar su perspectiva literaria: La épica moderna había sido la épica de la primera persona del singular, del Yo de San Agustín a Abelard, a Dante, Rosseau, Stendhal, Proust, Joyce.
A su regreso a México, Fuentes descubría en sí mismo que su verdadero bautismo se lograba en la idea de que no importaba a dónde fuera, el español debía ser la lengua de su obra y Latinoamérica la cultura de su lengua. Para entonces Octavio Paz había escrito dos libros que daban un nuevo perfil a la literatura mexicana: "Libertad bajo palabra" y "El laberinto de
la Soledad
" obras que influyeron notablemente las perspectivas de Fuentes. De su amistad con Paz aprendió que no existían culturas, razas, ni políticas privilegiadas; que nada debía apartarse de la literatura porque nuestro tiempo vivía el momento de las mortales reducciones.
Para la generación de Fuentes, el problema no consistía en descubrir la modernidad de México sino su tradición. El pasado se encontraba brutalmente dañado por la enseñanza petrificada que se impartía en las escuelas secundarias; predominaban formas grotescas de nacionalismo. Un maestro marxista le dijo en una ocasión que leer a Kafka era antinacionalista; un crítico fascista le dijo lo mismo y un autor mexicano que daba una pomposa lectura en Bellas Artes juzgaba a los lectores de Proust como prostituidos.
En 1959 publica sus primeros cuentos titulados "Los días enmascarados", reunidos en
la Colección Los
Presentes. Al lado de Emmanuel Carballo dirige la "Revista Mexicana de Literatura", y "El Espectador" con Víctor González Olea y Enrique González Pedrero.
El México de los años cuarenta y cincuenta que Carlos Fuentes describió en "La región más transparente", es un México imaginario, tal como escribiera sobre el México de los años ochenta y noventa en "Cristóbal Nonato". Pensaba que el Londres de Dickens y el París de Balzac no podían haberse conocido si ellos no los hubiera primero imaginado.
Su obra recibe en este momento una importante influencia: el pensamiento y la obra de Balzac. Durante los años sesenta vivió en París, Venecia, Londres y México. En 1962 escribe "Aura" novela en la que nunca quiso resolver un enigma. Lo importante era reconocer que ahí existía un enigma.
En los setenta estuvo en el Instituto Woodrow Willson de Washington. Fue embajador de México en Francia (1972-1978) cargo al que renuncia en el momento en el que Gustavo Díaz Ordaz es nombrado embajador de México en España. El Ex-Presidente era el asesino del movimiento estudiantil del 68 en Tlatelolco. En 1984 recibe el Premio Nacional de Ciencias y en 1987 se le otorga el Premio Cervantes.

3.1.2 Producción literaria

§ Los días enmascarados (1954)

§ La región más transparente (1958)

§ Las buenas conciencias (1959)

§ La muerte de Artemio Cruz (1962)

§ Aura (1962)

§ Cantar de ciegos (1964)

§ Chac Mool y otros cuentos (1973)

§ Constancias y otras novelas para vírgenes (1989)

§ Zona sagrada (1967)

§ Cambio de piel (1967)

§ Cambio de piel (1967)

§ Terra Nostra (1975

§ La cabeza de la hidra (1978)

§ Una familia lejana (1980)

§ Agua quemada (1981)

§ Gringo viejo (1985)

§ Cristóbal Nonato (1987)

§ La campaña (1990)

§ El naranjo o los círculos del tiempo (1993)

§ Diana o la cazadora solitaria (1994)

§ La frontera de cristal, una novela en nueve cuentos (1995)

§ Los años de Laura Díaz (1999)

§ Todos los gatos son pardos

§ El tuerto es rey (1970)

§ Los reinos originarios

§ Orquídeas a la luz de la luna (1982).

3.1.3 La Narrativa de Fuentes

Se inicia en el realismo con Los días enmascarados (1954) y Las buenas conciencias (1959). Adquiere su perfil característico con La muerte de Artemio Cruz (1962), donde asimila técnicas modernas, como el monólogo interior y la alternancia de narradores, propias de la literatura norteamericana Colabora en numerosos y destacados medios de nuestra lengua.En otros títulos ha continuado trazando un gran fresco de la sociedad mexicana contemporánea: La región más transparente (1958), Zona sagrada (1967), Cambio de piel (1967) y el ambicioso recuento de la historia continental: Terra nostra (1975). Otras narraciones suyas son Agua quemada (1981); Gringo viejo (1985), sobre el escritor norteamericano Ambrose Bierce, y Cristóbal Nonato (1987). Fuentes ha recogido su obra suelta en numerosos volúmenes, así como dado a la escena algunas piezas de distinto carácter: El tuerto es rey (1971), Orquídeas a la luz de la luna (1982) y Ceremonias del alba (1991) El naranjo (1993), Diana o la cazadora solitaria (1994) y La frontera de cristal.

3.1.3 Características:

  • Su obra recibe una importante influencia: el pensamiento y la obra de Balzac.
  • su obra Diana o la cazadora solitaria, tiene carácter autobiográfico
  • La escritura de Fuentes teje un tapiz, atractivo y denso, que recubre la historia mexicana.
  • El protagonista de la leyenda nacional en Carlos Fuentes es el sujeto neo europeo, hispanohablante, ilustrado, heterosexual, blanco, varón y urbano.
  • Lenguaje simbólico que elimina todo rastro empírico y construye su relato sobre el ser mexicano a través de la abstracción y la idealización.
  • El gesto indianista queda al descubierto en la exaltación de los monumentos.
  • Incorporación de procedimientos narrativos de la literatura inglesa y norteamericana
  • La fragmentación de escenas
  • El monólogo interior
  • La mirada retrospectiva
  • Preocupación y una audaz crítica social
  • Revela un lirismo lleno de vigor
  • Deja atrás el tipo de regionalismo utilizado por los escritores de la época de la revolución
  • Sus trabajos representan importantes reflexiones para comprender la vida de su país y la nueva novela hispanoamericana.
  • Alternancia de narradores.

3.1.4 La Muerte de Artemio Cruz
La obra comienza cuando Artemio regresa de un viaje de negocios la ciudad de Hermosillo. Sufre un ataque gástrico y se encuentra esperando su muerte en su gran mansión, situada en la ciudad de México. En ese momento por su cabeza pasan dos pensamientos, el de su vida corrupta, y el de su cuerpo que se descompone. En su lecho de muerte rechaza al insistente cura que le quiere dar la extrema unción, incluso sabiendo que hace tiempo se ha separado de la Iglesia. Los médicos lo someten según dice, a muchas torturas, lo avejentan con sus exámenes y con el instrumental que ocupan le extirpan su dignidad. Artemio siente la presencia de su esposa, a la que no lo une nada, y la de su hija que lo desprecia. Las dos mujeres simulan una preocupación por el aunque la única causa de esta preocupación es que Artemio no les ha querido declarar donde se encuentra su testamento. Padilla, su secretario, pone una cinta en la grabadora en la que se oye una relación de sus negocios y de algunas propuestas. Mientras toda esta gente se mueve alrededor de su cama, su cerebro se traslada, en ida y venida, entre el presente y el pasado. Artemio en ese momento recuerda los sucesos que lo han llevado hasta donde esta en ese momento. Empieza a recordar y se ve a si mismo en el año 1919 como un joven veterano de la revolución que llegó a la casa de los Bernal en Perales, y les trajo noticias al padre y a la hermana sobre los detalles de la muerte de Gonzalo Bernal ante un pelotón de fusilamiento villista. Su propósito era ganarse la confianza del viejo padre de Gonzalo y casarse con la hija para así apoderarse de las propiedades de los Bernal. Sin embargo Catalina, la hija de don Gamaliel, jamás llega a comprender que Artemio se ha enamorado de ella. El Padre Pérez, cura de la familia, le insiste en que el matrimonio le trajo la seguridad a su padre, pero al costo de su alma. Catalina se odia por la pasión que por las noches Artemio le despierta. Terminan por aborrecerse el uno con el otro, y ella lo culpa de la muerte del hijo Lorenzo, quien una vez fuera de su control se alista para luchar en la guerra civil Española. Antes de Catalina hubo otra mujer, Regina, una soldadera de quién estuvo enamorado pero fue tomada como rehén por Las tropas de Villa y luego la colgaron.

Después de la muerte de ella hubo otras mujeres: Lilia, una querida joven a la que llevó de vacaciones a Acapulco y que lo engañó allí mismo con otro; y Laura, que más tarde se casaría con otro. Pero sus aventuras no se limitaban a las mujeres. Recuerda también los hacendados de Perales, sus vecinos, y cómo se apoderó de sus tierras. Recuerda como fue elegido por primera vez diputado para lo que se valió de todo tipo de métodos: soborno, chantaje, grandes fiestas donde los invitados se reían de él a sus espaldas. Recuerda sus grandes negocios y como arruinó a sus rivales. Paralelo a estos recuerdos Artemio se prepara para enfrentar la soledad y la desolación que siente cuando llega el tiempo de morir. Poco antes de su hora final, Artemio revela dos episodios que explican por que fue lo que fue. Uno de ellos cuenta como fue capturado por las tropas Villistas y sentenciado a muerte. Fue allí cuando decidió darle información al enemigo, aunque más tarde mató al oficial que le había prometido la traición sintiéndose culpable por el hecho. Justifica sus actos por medio de Gustavo Bernal, el idealista desilusionado, aunque enfrenta la muerte valientemente. Bernal declara que una vez que la revolución ha sido corrompida por aquellos que actúan solo para vivir bien, aunque se pelee y se ganen batallas, ya perdió su condición de revolución que ha sido derrotada por los ambiciosos y los mediocres. En el último capitulo vemos como empezó todo: Artemio Cruz nació en un petate. Durante sus primeros años su único amigo es Lunero, un mulato que sirve a la abuela y al tío de Artemio que era borracho. Después de que accidentalmente mata de un tiro a su tío, Artemio huye a Veracruz. Allí un maestro se encarga de él y lo prepara para desempeñar el papel que llevó a cabo en la revolución antes de perder sus ideales y de elegir la traición que lo condujo a usar el poder corrompiéndose a si mismo.

JULIO CORTAZAR

3.2.1 Biografía

Julio Cortazar nació el 26 de agosto de 1914, hijo de Julio Cortázar y María Herminia Descotte ambos de nacionalidad argentina, en Bruselas, Bélgica donde su padre se desempañaba en la delegación comercial de la embajada argentina. Cuando la Primera Guerra Mundial finalizó, la familia regresó a la Argentina y se instalo en Banfield, localidad en las afueras de Buenos Aires. Allí transcurrió su infancia, marcada por su temprana afición por la lectura, por la figura estimulante de su madre, por la compañía de su hermana y por el abandono de su padre.

Cuando sólo tenía nueve años, escribió sus primeros ejercicios literarios, una novela y un conjunto de poemas inspirados en un amor adolescente y en el universo fantástico de la obra de Edgar Allan Poe.

Estudió en la Escuela Normal Mariano Acosta y se recibió como maestro en 1932. Entre 1935 y 1937 siguió estudios para especializarse como profesor de letras e ingresó a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, pero sólo llegó a terminar el primer año, pues las urgencias económicas de su familia lo obligaron a trabajar.

Así, desde 1937 hasta 1944 se desempeñó como profesor de secundaria en Bolívar y Chivilcoy, al interior de la provincia de Buenos Aires.

Durante esa etapa llevó una vida solitaria, lo que dio lugar a que ahondara en sus lecturas. Se inclinaba de manera especial por las literaturas inglesa y francesa, aunque no dejaba de frecuentar la italiana, la norteamericana y la alemana. Mas tarde sin embargo renegaría de sus gustos juveniles, para reconocer y valorar su propia tradición. Fue en esos años cuando se forjo la vasta cultura libresca que exhibió en su obra. Pero en esa época, Cortázar no sólo leyó, también escribió y fue así como en 1938 publicó por primera vez. No se trato de un texto narrativo sino de un conjunto de sonetos al que tituló “Presencia” y que firmó como Julio Denis. Ese poemario tuvo un limitadísimo tiraje y hoy constituye una pieza de colección; pues no volvió a editarse. Con “Presencia”, Cortázar reveló su enorme habilidad verbal y al poeta que siempre hubo en él. Además, en ese libro definió su interés por la exploración de lo íntimo del ser humano a través de la palabra y más importante aún, descubrió su inclinación hacia lo fantástico.

A menudo se habla de Cortázar como un caso atípico en la literatura de su país, pero precisamente en la época de “Presencia”, formó parte del grupo de escritores que se llamó Generación del 40. Su primer medio de expresión fue la revista Canto, de la que aparecieron solamente dos números, en junio y julio de 1940. La reemplazó Huella en 1941, pero corrió con la misma suerte que su antecesora.

En Huella, Cortázar, utilizando el mismo seudónimo de su primer libro, publicó un artículo sobre Rimbaud en el que mostraba su admiración por el poeta francés y por el surrealismo. Años más tarde, entre 1951 y 1953, apareció “El 40 Revista Literaria de una Generación”. Los escritores de la Generación del 40 vivieron una Argentina en la que reinaba la desilusión y la angustia, creían que el poeta debía ser alguien que había experimentado el dolor, el fracaso, el abandono y el desencanto.

Entre 1944 y 1945, Cortazar dictó el curso de literatura francesa en la Universidad de Cuyo, en la provincia de Mendoza. Renunció a esa actividad para mantenerse fiel a sus ideales políticos: Juan Domingo Perón había ganado las elecciones presidenciales. Ese mismo año regresó a Buenos Aires y allí trabajo en la Cámara Argentina del Libro. Desde muy joven había soñado con viajar a Europa, en especial a Francia y así, en aproximadamente nueve meses, estudio la carrera de traductor público. Por ese entonces comenzó a publicar en Sur, la revista dirigida por Victoria Ocampo, algunos cuentos como “Circe”, “Carta a una señorita en Paris”, “Casa Tomada”, “Bestiario” y “Lejana”, además de artículos críticos y reseñas. También tradujo obras de autores como Chesterton, Gide, Defoe, Keats y Yourcenar.

En 1949 apareció la edición de Los reyes, texto dramático en el que recreo el mito griego del minotauro y el laberinto. Allí, el minotauro es un monstruo, pero este es poseedor del don del lenguaje, que lo convierte en héroe. En Los Reyes aparecen los primeros rasgos de la obra de Cortázar: la búsqueda del hombre primigenio, del hombre inocente aún no mencionado por la cultura, del hombre libre que puede renacer en el hombre contemporáneo.

Pero fue en 1951 que apareció de lleno el Cortázar definitivo en Bestiario, conjunto de relatos publicado bajo e sello del editorial Sudamericana.

En 1951, Cortázar por fin realizó su sueño de viajar a Francia; lo hizo gracias a una beca del gobierno de ese país. Aunque mantuvo los lazos que lo unían a su patria y tendió puentes con diversos países de Latinoamérica, estableció su residencia definitiva en París.

Allí trabajó como traductor independiente de la UNESCO. En 1953 se casó con Aurora Bernandez y con ella viajó a Italia donde empezó a traducir los cuentos y ensayos de Edgar Allan Poe, hasta concluir lo que hasta hoy es la mejor edición en español de la obra del fundador del cuento moderno. Tres años más tarde apareció su segundo conjunto de relatos, Final del juego y en 1959 fue el turno de Las armas secretas, que incluyó “El perseguidor”, novela corta o cuento largo en que exploró el problema existencial humano, sentando las bases para lo que luego serían su dos primeras novelas, Los premiso y Rayuela.

Para entonces, Cortázar, se había convertido en uno de los pilares de la nueva narrativa latinoamericana, por lo que las traducciones no se hicieron esperar.

Así, en 1961, Los premios, aparecida un año antes, fue traducida la francés. En 1962, publicó Historias de cronopios y de famas y en 1963 salió a la luz Rayuela, novela al que el autor definió como una síntesis de sus diez años vividos en París. En 1966 apareció un nuevo conjunto de relatos, Todos los fuegos el fuego, mientras que en 1967, como homenaje a Julio Verne, a quien siempre considero uno de sus maestros, publicó una serie de textos breves bajo el título de La vuelta al día en ochenta mundos. En el año 1968 publicó 62/modelo para armar y Libro de Manuel en 1973. La producción poética de Cortázar fue recopilada en Pameos y meopas, esta colección apareció en 1971.

Aunque nunca estuvo al margen de los aconteceres poéticos fue sobre todo a partir de la década del sesenta que Cortázar asumió una activa militancia. Así, no solo estuvo cerca de la Revolución Cubana y de su líder, Fidel Castro, sino que también apoyo en los años ochenta a los sandinistas nicaragüenses. Además, opinó abiertamente en contra de la dictadura militar que se instaurara en su país durante en los años setenta en razón de esto, dedicó varios ensayos al tema de la realidad latinoamericana cedió las regalías de Los autonautas de la cosmopista, crónicas de un viaje coescrito con Carol Dunlop, su segunda esposa, a la causa sandinista. Mientras, publicó algunos conjuntos de relatos como Alguien que nada por ahí en 1977, Un tal Lucas en 1979, Queremos tanto a Glenda en 1980 y Deshoras en 1982.

Su residencia parisina no le impidió visitar constantemente Latinoamérica.

Finalizada la dictadura en la Argentina, regresó por última vez en 1983. Un año más tarde, el 12 de febrero de 1984 murió en París de leucemia. Su intensa actividad política le había impedido publicar buena parte de su obra, de tal manera que después de su muerte se ha publicado que dejara inéditos tales como El examen, Divertimientos, Diario de Andrés Fava, entre otros.

3.2.2 Producción Literaria

  • Presencia (1938)
  • Los Reyes (1949)
  • Bestiario (1951)
  • Final del juego (1956)
  • Las ranas secretas (1959)
  • Los premios (1960)
  • Historia de Cronopios y de famas (1962)
  • Rayuela (1963)
  • Todos los fuegos el fuego (1966)
  • La vuelta al día en ochenta mundos (1967)
  • 62/Modelo para armar (1968)
  • Último round (1969)
  • Viaje alrededor de una mesa (1970)
  • La isla a Mediodía (1971)
  • Prosa del Observatorio (1972)
  • Libro de Manuel (1973)
  • Octaedro (1974)
  • Fantasmas contra los vampiros multinacionales (1975)
  • Alguien anda por ahí (1977)
  • Un tal Lucas (1979)
  • Queremos tanto a Glenda (1980)
  • Deshoras (1982)
  • Nicaragua tan violentamente dulce (1983)
  • Los autonautas de la cosmopista (1983, escrito con Carol Dunlop)
  • Adiós Robinson (1984)
  • Salvo el crepúsculo (1985)
  • El examen (1985)
  • Divertimiento (1986)
  • Diario de Andrés Fava (1995)

3.2.3 Estilo Literario de Cortázar

Es innegable que la obra de Cortázar muestra una voluntad de originalidad. Sin embargo, el escritor no la buscó por sí misma, sino que la frecuentó para hallar respuestas a sus propias inquietudes existenciales. Así aunque admirador del surrealismo, no siguió los preceptos estilísticos de ese movimiento. Más bien recogió de él su manera de entender al hombre y su búsqueda por encontrar un camino para salir de la alineación provocado por la cultura y la civilización. Descubrir al hombre libre que subsiste en el hombre contemporáneo fue la premisa de toda la obra “cortazariana”. Además, el surrealismo dio a Cortázar las bases de una visión nueva de lo fantástico.

El primer obstáculo que encontró Cortázar en su búsqueda liberadora fue el lenguaje. Ya que le parecía absurdo intentar transformar al hombre sin antes hacerlo primero con el instrumento del lenguaje. Pero lejos de hacer en tecnicismo o en la aplicación de fórmulas, se inclinó por proponer un existencialismo fundado en la irracionalidad, como puerta a la liberación, pues considero que la razón, en tanto creadora de cultura, de ciencia, de costumbres, aleja al hombre de su libertad.

Consideró, asimismo, que hay una gran diferencia entre lo que es la realidad y la descripción que se hace de ella.
Cortázar no fue escritor de un solo género y de hecho los cultivó todos y en todos introdujo innovaciones formales y temáticas, Para él, el ensayo, la novela, el cuento, la crónica, la poesía lírica y la dramática fuero vehículos para lograr una solución eficaz a sus inquietudes, de su preocupación liberándolo de la cultura y otorgándole nuevamente su libertad original.
Aunque Cortázar nunca utilizo el termino neo fantástico siempre estableció diferencias entre lo que él hacia y lo que hasta entonces se conocía como lo fantástico. Lo fantástico se identificaba como la tradición inaugurada por Edgar Allan Poe, con la que se buscaba suscitar el horror del lector con la narración de hechos inverosímiles, como la aparición de monstruos, fantasmas, etc.
De esta manera lo clásicamente fantástico desde un principio planteaba una atmósfera muy distintas a la de la realidad del lector, además de presentar finales inequívocos, en cambio en lo neo fantástico, el escenario de la realidad es común al lector y hacia le final de los textos aparece algo que no aterra sino que sorprende, demostrándole de esta manera que los limites entre lo real y lo irreal son menos rígidos que lo que supone y que uno y otro ámbito mantienen secretos lazos que los comunican. La ambigüedad y la indeterminación son las características principales de los finales neo fantásticos que siempre invitan al lector a participar de la escritura de la obra. Lo neo fantástico no busca horrorizar al lector ni estremecerlos, sino mostrarle un orden nuevo al orden superficial y darle un estatuto de verdad.

3.2.4 Rayuela

Esta novela sería el mayor éxito editorial de Cortázar y le valdría el reconocimiento de ser parte del boom latinoamericano, se vendieron 5000 ejemplares en el primer año, esta novela se convirtió en un clásico de la literatura argentina. Cortázar según su obra declaró: "Escribía largos pasajes de Rayuela sin tener la menor idea de dónde se iban a ubicar y a que respondían en el fondo (...) Fue una especie de inventar en el mismo momento de escribir, sin adelantarme nunca a lo que yo podía ver en ese momento".

Cuando en 1963 se publicaba Rayuela, Cortázar cumplía 50 años. Y Rayuela marcó un antes y un después en las novelas y en el autor porque rompía con toda clase de estructuras preestablecidas.

Rayuela es una metáfora que utilizo Cortázar para dar título a su obra. La Rayuela también conocida como mundo es un juego infantil el que consiste en hacer pasar una piedrita de una casilla a otra saltando en un pie, avanzando cuadro a cuadro hasta llegar a al Cielo, casilla final. Este juego se convierte en la novela de Cortázar en la búsqueda humana de la trascendencia; no requiere de inteligencia pero sí de energía y constancia, de resistencia y equilibrio, pues el desánimo significa el fracaso.

“Rayuela” “permite o mas bien exige tres lecturas, dos de ellas aparecen planteadas en el “tablero de dirección” colocado por le mismo Cortázar al inicio del texto. La primera responde al lector común y es la lectura lineal del capitulo 1 al 56. La segunda es sugerida para un lector cómplice que disfruta al entregarse a las barreras imaginarias de la lectura. Se inicia en el capítulo 73 y continúa según el tablero que indica el orden salteando los capítulos. Y la tercera es la aventura que puede seguir el lector al elegir el orden que desee.

Rompiendo de este modo con toda pauta convencional de linealidad narrativa y sugiriendo que el lector haga una incursión personal en el libro, sacándonos del casillero de “lector pasivo” para tomar un rol mucho más activo al enfrentar esta novela

La novela transcurre sobre planos físicos como: Del lado de acá y Del lado de allá, París y Buenos Aires.

Del lado de allá narra la vida de Horacio Oliveira, un argentino avecindado en Paris y su relación con la Maga, los que se rodean de un grupo de amigos que forman el Club de la Serpiente, con los que entablan memorables conversaciones y discusiones que nos entregan la visión de Cortázar acerca de la condición humana como reflejo de la condición del artista

Del lado de acá, devuelve a Horacio a Buenos Aires, donde vive con su antigua novia; allí pasa largas horas con sus amigos Traveller y Talita.

La organización de la novela simboliza el mundo irracional al que le hombre insensibilizado por la rutina de la vida contemporánea, la civilización y la cultura, evita acceder. Así “Rayuela” ofrece una novela que esta compuesta de episodios, de monólogos; en ella la acción es mínima y las acciones abundantes, pues simboliza un laberinto místico que no extravía sino que guía hacia estados espirituales que finalmente nos conducen a la propia autorrealización.

Al mismo tiempo, los discursos literarios, filosóficos, políticos y hasta eróticos que se insertan en la novela se corresponden en gran medida con cuestiones heredadas de la literatura del absurdo, concretamente de autores como Franz Kafka y Albert Camus.

En toda su forma “Rayuela” refleja la condición problemática del hombre contemporáneo y su frustración hacia el alineamiento.

MARIO VARGAS LLOSA

3.3.1 Biografía
Mario Pedro Vargas Llosa, hijo de Ernesto Vargas Maldonado y Dora Llosa Ureta, nació un domingo 28 de marzo de 1936 en la ciudad de Arequipa (Perú). Sus padres ya estaban separados cuando vino al mundo y no conocería a su progenitor hasta los diez años de edad.
Sus estudios primarios hasta el cuarto grado los realiza en el colegio La Salle de Bolivia. En 1945 regresa junto con su familia a Perú, donde termina su primaria. Los primeros años de educación secundaria los lleva a cabo en el colegio la Salle de Lima.

El reencuentro con su padre tiene una importante significación en la conducta del adolescente Vargas Llosa. El tercer y cuarto año los realiza en el colegio de formación militar Leoncio Prado. Finalmente culmina sus estudios en San Miguel de Piura.
En 1953 regresa a Lima. Ingresa a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde estudia Letras y Derecho. Su opción no fue aceptada por su padre, por lo que fue una etapa sumamente difícil, más aún cuando a los dieciocho años decide contraer matrimonio con su tía política Julia Urquidi, lo que aumentó sus urgencias económicas.
Paralelamente a sus estudios desempeña hasta siete trabajos diferentes: redactar noticias en Radio Central (hoy Radio Panamericana), fichar libros y revisar los nombres de las tumbas de un cementerio, son algunos de ellos. Sin embargo, sus ingresos totales apenas le permitían subsistir. En 1959 parte rumbo a España gracias a la beca de estudios "Javier Prado" para hacer un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid; así, obtiene el título de Doctor en Filosofía y Letras. Luego de un año se instala en París.
Al principio su vida en la ciudad de la luz transcurre entre la escasez y la angustia por sobrevivir, por lo que acepta trabajos que, o bien lo mantenían en contacto con su idioma a través de la enseñanza o le permitían trabar amistades literarias

Los esfuerzos por llevar a cabo su vocación literaria dan su primer fruto cuando su primera publicación, un conjunto de cuentos publicados en 1959 con el título Los jefes, obtiene el premio Leopoldo Arias.

En 1964 regresa al Perú, se divorcia de Julia Urquidi y realiza su segundo viaje a la selva donde recoge material sobre el Amazonas y sus habitantes.
Viaja a La Habana en 1965, donde forma parte del jurado de los Premios Casa de las Américas y del Consejo de Redacción de la revista Casa de las Américas; hasta que el caso Padilla marca su distanciamiento definitivo de la revolución cubana en 1971.
En 1965 se casa con Patricia Llosa. De la unión nacen Álvaro (1966), Gonzalo (1967) y Morgana (1974). En 1967 trabaja como traductor para la UNESCO en Grecia, junto a Julio Cortázar; hasta 1974 su vida y la de su familia transcurre en Europa, residiendo alternadamente en París, Londres y Barcelona.
En Perú, su trayectoria sigue siendo fructífera. En 1981 fue conductor del programa televisivo La Torre de Babel, transmitido por Panamericana Televisión; en 1983, a pedido expreso del presidente Fernando Belaúnde Terry, preside la Comisión Investigadora del caso Uchuraccay para averiguar sobre el asesinato de ocho periodistas.
En el ´87 se perfila como líder político al mando del Movimiento Libertad, que se opone a la estatización de la banca que proponía el entonces presidente de la República Alan García Pérez.

El año 1990 participa como candidato a la presidencia de la República por el Frente Democrático-FREDEMO. Luego de dos peleados procesos electorales (primera y segunda vuelta), pierde las elecciones y regresa a Londres, donde retoma su actividad literaria. En marzo de 1993 obtiene la nacionalidad española, sin renunciar a la nacionalidad peruana.
Los méritos y reconocimientos lo acompañan a lo largo de su carrera son diversos. En 1975 es nombrado miembro de la Academia Peruana de la Lengua y en 1976 es elegido Presidente del Pen Club Internacional. En 1994 es designado como miembro de la Real Academia Española. Asimismo, ha sido Profesor Visitante o Escritor Residente en varias universidades alrededor del mundo.
Por otro lado, ha participado como jurado en los siguientes eventos: "Premios Casa de las Américas", La Habana, Cuba (1965); "Festival de Cine Iberoamericano de Huelva" (1995), donde ocupa el cargo de Presidente del Jurado; "Premio Miguel de Cervantes", España (1998 y 1999); y "ECHO Television & Radio Awards" (1998); "Festival Internacional de Cine de San Sebastián", España (2004), donde ocupa el cargo de Presidente del Jurado.

3.3.2 Producción literaria

  • La huída del Inca, pieza de teatro (1952)
  • El desafío, relato (1957)
  • Los jefes, colección de cuentos (1959)
  • La ciudad y los perros, novela (1963)
  • La casa verde, novela (1966
  • Los cachorros, relato (1967)
  • Conversación en La Catedral, novela (1969)
  • Carta de batalla por Tirant lo Blanc, prólogo a la novela de Joanot Martorell (1969) Historia secreta de una novela, ensayo (1969)
  • García Márquez: historia de un deicidio, ensayo literario (1971)
  • Pantaleón y las visitadoras, novela (1973)
  • La orgía perpetua: Flaubert y Madame Bovary, ensayo literario (1975)
  • La tía Julia y el escribidor, novela (1977)
  • La señorita de Tacna, teatro (1981)
  • La guerra del fin del mundo, novela (1981)
  • Entre Sartre y Camus, ensayos (1981)
  • Kathie y el hipopótamo, teatro (1983)
  • Contra viento y marea, ensayos políticos y literarios (1983)
  • Historia de Mayta, novela (1984)
  • La suntuosa abundancia, ensayo sobre Fernando Botero (1984)
  • Contra viento y marea, volúmenes I (1962-1972) y II (1972-1983), (1986)
  • La Chunga, teatro (1986)
  • ¿Quién mató a Palomino Molero?, novela policial (1986)
  • El hablador, novela (1987)
  • Elogio de la madrastra, novela (1988)
  • Contra viento y marea, volumen III (1983-1990), (1990)
  • La verdad de las mentiras, ensayos literarios (1990)
  • A Writer's Reality, colección de conferencias dictadas en la Universidad de Siracusa (1991)
  • Un hombre triste y feroz, ensayo sobre George Grosz (1992)
  • El pez en el agua, memorias (1993)
  • El loco de los balcones, teatro (1993)
  • Lituma en los Andes, novela (1993)
  • Desafíos a la libertad, ensayos sobre la cultura de la libertad (1994)
  • Ojos bonitos, cuadros feos, obra dramática para radio (1994)
  • La utopía arcaica, José María Arguedas y las ficciones del indigenismo, ensayo (1996)
  • Making Waves, selección de ensayos de Contra viento y marea, publicado sólo en inglés (1996)
  • Los cuadernos de don Rigoberto, novela (1997)
  • Cartas a un joven novelista, ensayo literario (1997)
  • La fiesta del Chivo, novela (2000)
  • Nationalismus als neue Bedrohung, selección de ensayos políticos, publicado sólo en alemán (2000)
  • El lenguaje de la pasión, selección de artículos de la serie Piedra de toque (2001)
  • El paraíso en la otra esquina, novela (2003)
  • Diario de Irak, selección de artículos sobre la guerra en Irak (2003)
  • La tentación de lo imposible, ensayo sobre Los Miserables de Victor Hugo (2004)
  • Un demi-siècle avec Borges, entrevista y ensayos sobre Borges, publicado sólo en francés (2004)
  • Mario Vargas Llosa. Obras Completas, Vol. III Novelas y Teatro (1981-1986), (2005)
  • Dictionnaire amoureux de l’Amérique latine, ensayos publicado solo en francés, (2005)
  • Israel/Palestina. Paz o guerra santa, recopilación de artículos, (2006)
  • Travesuras de la niña mala, novela, (2006)
  • Odiseo y Penélope, teatro (2007)
  • Diálogo de damas, poemas relacionados con las esculturas de Manolo Valdés, Aeropuerto Barajas de Madrid (2007).

Sus obras han sido traducidos al francés, italiano, portugués, catalán, inglés, alemán, holandés, polaco, rumano, húngaro, búlgaro, checo, ruso, lituano, estonio, eslovaco, ucraniano, esloveno, croata, sueco, noruego, danés, finlandés, islandés, griego, hebreo, turco, árabe, japonés, chino, coreano, malayo y cingalés

3.3.3 La Ciudad y los Perros

Esta obra, publicada en 1963, se adentra en un colegio militar Leoncio Prado donde los chicos internos reciben formación escolar y disciplina militar. En ella se narran las diferentes historias de unos muchachos que descubren y aprenden a convivir con una forma militar de vida alienante que no les permite desarrollarse como personas, y donde se les somete y humilla. No obstante, a través de este sistema, algunos encontrarán la fortaleza necesaria para asumir sus retos.

Desde dentro del colegio militar veremos los anhelos, ilusiones, desvelos y miserias de los internos, conoceremos los códigos por los que se guían, así como las leyes que rigen el colegio.

Vargas Llosa crítica la forma de vida y cultura castrenses, donde se potencian valores determinados (agresividad, valentía, hombría, sexualidad...) que mutilan el desarrollo personal de los muchachos de este internado.

Con gran profusión de personajes, las vidas de estos se van entrecruzando, hasta tejer el tapiz de la obra.

El epílogo se convierte en una de las piezas más grandiosas de esta obra, no sólo por la técnica empleada, sino también, porque demuestra lo complejo y contradictorio que puede ser un sistema vertical de valores. El problema de ajustar la realidad a las leyes o, a la inversa, someter las leyes a la realidad hacen de esta novela uno de los libros capitales para el entendimiento del fenómeno cultural peruano y americano como consecuencia del choque entre América y Europa.

a) Argumento

La obra narra las vivencias de un alumno del Colegio Militar Leoncio Prado, Alberto Fernández, el cual cursa el último año de estudios y está deseoso de salir para siempre del hoyo donde se encuentra. Tiene un único amigo, Ricardo Arana, al cual llaman el Esclavo, porque es cobarde y siempre fue humillado por sus congéneres.

Todos los días los alumnos se levantan temprano para formarse y recibir sus clases. El teniente Gamboa dirige la formación y castigo a los tres últimos en estar listos. El estilo de vida de los internos es pesado y denigrante para algunos. Por ello, en el último curso se ha formado un "círculo" compuesto por los alumnos más irresponsables y bribones liderados por el Jaguar, los cuales ingresan licor y material no apto para menores de edad (revistas, cigarrillos, etc.)

Alberto se entera que Ricardo Arana aprovecha sus salidas para enamorar a una chica llamada Teresa, pero ella no le ha hecho caso. Durante un examen de química, Alberto recibe un papel con las respuestas del examen, pero Gamboa descubre el plagio y llama al responsable. El Esclavo se declara culpable y Gamboa le confina a no salir esa semana.

Gamboa descubre que alguien robó las preguntas del examen por la noche, y además rompió una ventana. Entonces confina a los alumnos del último curso a no salir hasta que el responsable sea descubierto. El Esclavo no aguanta más y al final acaba delatando al culpable. Cava, el cual pertenecia al círculo, fue expulsado.

El Jaguar intenta descubrir al soplón pero no encuentra al Esclavo, el cual está de salida. Pero Alberto siente celos del Esclavo, porque también se ha enamorado de Teresa. Entonces decide escaparse del colegio y ver a Teresa. Pero el Esclavo no fue a visitarla. Alberto se declara y Teresa le corresponde.

Durante una salida de práctica de tiro, Gamboa hace las formaciones para escalar un monte, pero en el momento de la maniobra, un alumno cae al suelo inmóvil. Era Ricardo Arana. Está gravemente herido.

El Esclavo es llevado a la clínica del colegio pero es ya muy tarde. Se celebran sus exequias ante todo el colegio pero Gamboa, debido a una denuncia de Alberto (quien sospecha en alguien del círculo), trata de descubrir al verdadero culpable, ya que todas las pruebas parecen indicar que no fue un error de Arana.

Alberto sale del colegio y le dice a Teresa que el Esclavo había muerto, pero ella no se preocupa de eso y termina peleando con Alberto. Él se va y trata de olvidar sus penas acostándose con una meretriz, la "Pies Dorados".

Entonces es cuando Alberto decide delatar a todo el círculo, que había actuado casi tres años sin despertar sospechas, en venganza por la muerte del Esclavo. Gamboa no le cree al principio pero cuando manda una revisión de los armarios del alumnado, se da cuenta de la verdad.

El Jaguar como jefe del círculo es enviado a una mazmorra de castigo. Alberto se enfrenta al Jaguar pero ambos terminan en la clínica. Gamboa se siente decepcionado de sí mismo. Antes de su partida, el Jaguar confiesa que mató al Esclavo, pero Gamboa le dice que es demasiado tarde; le pide que cambie y saque algún provecho de lo sucedido.

Más adelante, tiempo después de terminar el colegio, Alberto se prepara para ir a los Estados Unidos a medida que los recuerdos del Colegio Leoncio Prado van haciéndose más distantes, impersonales, como una historia de aventuras leída en la infancia. Por otro lado, el Jaguar se encuentra con alguien del pasado cambiando la imagen que hasta ese momento el lector tiene del Jaguar, convirtiéndolo así en un personaje más complejo de lo esperado.


b) Crítica
En la obra, Mario Vargas Llosa se adentra en la situación política de su país, como fiel escritor de la nueva literatura latinoamericana, Vargas llosa utiliza un lenguaje crudo y un humor negro para lograr el efecto político y de crítica que pretende dejar en los lectores.
Su técnica de los "vasos comunicantes" es por primera vez usada en esta novela, con gran maestría. Para una mejor explicación de la novela, su relación con el fenómeno cultural peruano, así como también un análisis hecho por el mismo autor sobre su novela, el lector es invitado a consultar Mario Vargas Llosa, A Writer's Reality.
3.3.4 La Guerra del Fin del Mundo
a) Argumento
Un fanático religioso, Antonio Conselheiro, predicador por los sertones bahianos durante varios años, funda una especie de misión en el poblado de Canudos, donde reinará entre una cohorte de fanáticos religiosos reclutados por él de entre los pobres, los cangaçeiros, los bandidos e, incluso, los desertores de los cuerpos de ejército que el Gobierno brasileño había enviado a luchar contra ellos por haberse rebelado contra la República. Lo que comienza como un problema de rebelión de una secta religiosa, acaba, por lo tanto, como una guerra civil de funestas consecuencias.
b) La novela
Se reconoce en la historia literaria de Vargas Llosa tres novelas cumbre: "La ciudad y los perros", "La casa verde" y "Conversación en la Catedral"; aunque para muchos también habría que añadir "La guerra del fin del mundo" (para el autor es su obra más lograda, opinión que comparte, entre otros, el crítico estadounidense Harold Bloom, quien la incluye entre las obras que forman su "canon occidental"). Comparte la opinión el novelista chileno Roberto Bolaño. Esta novela narra al estilo de Vargas Llosa una serie de hechos que sucedieron a finales del siglo XIX en Canudos allá por 1896 en Brasil. Poblada por infinidad de personajes, narra principalmente las vivencias en torno a Antonio Conselheiro; el conflicto entre los seguidores de Antonio y las fuerzas del gobierno que destruyó Canudos; y una relación amorosa entre Jurema, el periodista miope y Galileo Gall. La personalidad y la influencia de este personaje es explorada desde distintos escenarios: religioso, político, ideológico, científico.


En opinones de miles de lectores, la obra cumbre de Vargas Llosa se ve reflejada con la novela que transcurre íntegramente en Brasil. La guerra del fin del mundo es una obra que ofrece una especie de cómoda donde cada cajón representa distintas historias que están íntimamente ligadas con la esencia de la novela. Una aguda descripción de lo que se vivió en esos tiempos hace casi como volver a vivir esos episodios sangrientos que aquejaron al Brasil. Esta es quizás unas de las novelas que más recuerdos puedan marcar en un lector.

3.3.5 La Fiesta del Chivo

La fiesta del chivo es considerada un ejemplo nítido del empleo del lenguaje utilizado por Mario Vargas Llosa. De una prosa muy actual y con un estilo inconfundible, su autor nos relata un pasaje importante de la historia reciente de la República Dominicana: la caída de la dictadura del general Rafael Leónidas Trujillo.

Una obra cuidadosamente escrita, donde con todo lujo de detalles se nos narra los hechos que suceden desde que se urde la trama para derrocar al régimen, hasta la muerte del dictador, y las represalias que tiene lugar tras esta. Nos ofrece una información muy completa del final de la dictadura, que nos hace sumergir en la República Dominicana de dichas fechas, y nos acerca a la figura del posiblemente dictador más sanguinario de la historia reciente de América Latina.

Paralelamente se narra el reencuentro de la hija de un ministro del régimen -que se encuentra trabajando en Estados Unidos.- con su familia dominicana, tras largos años de ausencia del país. Los recuerdos de la familia, los personales, y los fantasmas del pasado resurgirán tras mucho tiempo de estar soterrados.

La tensión narrativa va creciendo en intensidad conforme avanza la historia de modo que el desenlace de esta obra, no por conocido resulta menos emocionante.

En cuanto al lenguaje utilizado, descarnado, sin concesiones, resulta crudo y desgarrador en algunos pasajes. Es una obra que no dejará indiferente al lector y que puede resultar interesante así mismo como un medio de documentación histórica, aunque teniendo en cuenta que Mario Vargas Llosa en la presentación de su libro, en Madrid, mencionó que parte del mismo era basado en la historia y había algo de ficción.

Esta novela fue publicada el 3 de marzo de 2000 por la Editorial Alfaguara y ha sido llevada al cine en 2005 de la mano de su primo Luis Llosa con su película homónima.

3.3.6 La Casa Verde

La casa verde, segunda de las novelas del escritor peruano Mario Vargas Llosa, se publicó en 1965 transcurre entre dos escenarios, separados entre sí por muchos kilómetros: Piura, en el desierto de la costa peruana, y Santa María de Nieva, una misión religiosa en la Amazonía. La obra consiguió el Premio Rómulo Gallegos

a) Argumento

Don Anselmo llega a la tranquila población de Piura, y funda en esa ciudad, concretamente en el barrio de la Mangachería, suburbio al borde del desierto sobre el que llueve arena todas las noches, un prostíbulo, La casa verde. En él se entrecruzarán las vidas de varios personajes, alrededor de intrigas y confidencias de alcoba.

Distintos personajes se entrecruzan en esta novela: un bucanero en fuga que ha llegado a ser jefe entre los indígenas, Fushía, cuya historia cuenta en un viaje Aquilino, las gentes de la Misión de Santa María de Nieva, en el alto Amazonas (Marañón en Perú), Jum el indio rebelde, el práctico Nieves, las Madres de la Misión de Santa María, los Inconquistables.

b) Sobre la novela

Mario Vargas Llosa había tenido un enorme e inesperado éxito con su primera novela La ciudad y los perros, en la que novelaba sus experiencias en la Escuela Militar, y abordó esta segunda novela con tiempo y ganas de experimentar. El relato se mueve en tiempos y espacios cambiantes, reales e imaginarios. Su historia, confusa y fragmentaria en principio, se va construyendo conforme avanza la novela, sin que se pierda la claridad, como un enorme rompecabezas que sólo al final se completa. Vargas Llosa aprovechó el recuerdo de sus años en Piura para componer este fresco, utilizando técnicas narrativas bastante innovadoras.

3.3.7 Las Travesuras de la Niña Mala

a) Argumento y Critica

Ricardo ve cumplido, a una edad muy temprana, el sueño que en su Lima natal alimentó desde que tenía uso de razón: vivir en París. Pero el rencuentro con un amor de adolescencia lo cambiará todo.

La joven, inconformista, aventurera, pragmática e inquieta, lo arrastrará fuera del pequeño mundo de sus ambiciones.

Testigos de épocas convulsas y florecientes en ciudades como Londres, París, Tokio o Madrid, que aquí son mucho más que escenarios, ambos personajes verán sus vidas entrelazarse sin llegar a coincidir del todo.
Sin embargo, esta danza de encuentros y desencuentros hará crecer la intensidad del relato página a página hasta propiciar una verdadera fusión del lector con el universo emocional de los protagonistas.
Creando una admirable tensión entre lo cómico y lo trágico, Mario Vargas Llosa juega con la realidad y la ficción para liberar una historia en la que el amor se nos muestra indefinible, dueño de mil caras, como la niña mala. Pasión y distancia, azar y destino, dolor y disfrute.
Esta ultima novela es desconcertante, no tanto por su argumento tragicómico, sino porque su estilo narrativo en esta obra es mucho más convencional. Ello no es necesariamente malo, pero desconcierta. Vargas Llosa suele dejar fluir el texto narrativo y el diálogo en un solo plano, haciendo que el lector no interrumpa su lectura para pasar al plano del directo, sino que procura, con este recurso, que el lector se sumerja en la historia hasta el punto de que la narración y el diálogo integrado en ella lo envuelvan como si se tratase de un testigo mudo, participante del relato. Este estilo tan “vargasllosiano” no se encuentra aquí, en Travesuras de una niña mala.
La historia transcurre durante muchos años, los que van de la adolescencia temprana del personaje hasta la vejez. Cuarenta años, aproximadamente, en que Ricardo tiene dos obsesiones. Una cumplida: vivir toda su vida en París, y otra inalcanzable: la niña mala.
El problema de un argumento como éste es que a la segunda vez que la niña mala emprende el vuelo, transformándose después, ya sabes lo que va a ocurrir. Es un ave pasajera, es un camaleón. Aparecerá de nuevo en la vida de Ricardo en el momento menos esperado, asumiendo un nuevo aspecto, una lengua (de adopción) prestada, una identidad nueva, un nuevo amante, un nuevo nombre, y Ricardo volverá a caer en el lazo que le tiende, tropezando siempre con la misma piedra: la frialdad y la fugacidad del encuentro con la niña mala, el sufrimiento subsiguiente, la confirmación de que es ésta la esencia de su amor por ella: su transitoriedad (también su superficialidad). Estos encuentros fortuitos los hemos encontrado antes en otras obras, incluida Rayuela (pero ¡qué diferencia!). También en el cine (L’ennui -1998-)trata de una historia muy similar).
El estilo que ofrece Vargas Llosa en esta novela no es precisamente brillante, y la historia que nos cuenta tampoco es de las mejores que nos ha presentado: es previsible, repetitiva, y lo es porque en el fondo no sabemos nunca por qué razón Ricardo amará toda su vida a esta niña, joven, mujer madura, vieja, que se le va presentando siempre con una característica indiferencia hacia él, con un distanciamiento no disimulado, manipulándolo claramente y con un evidente desprecio hacia lo que él es y sobre todo, valorándolo (negativamente), por lo que no tiene: dinero, poder, glamour e incluso, crueldad.
Así, la historia se muestra como la de un hombre esclavizado, no tanto por la niña mala, como por sí mismo; es víctima de una obsesión en realidad vacía, inmotivada, turbia e insustancial. Ella no le da nada. Nada que justifique la adicción de él. Ricardo es incapaz de sustraerse al poder destructivo de aquella que apareció en su vida cuando era niña (fingiendo ser chilena), a la que reencontró en París como proyecto de guerrillera, que fue después esposa de un funcionario de la UNESCO para más tarde asumir la identidad de mujer de un rico criador de caballos inglés, y que terminó siendo la prostituta y la mula de un gángster japonés que la maltrata espantosamente y la hace pasar por las aduanas de medio mundo llevando vaya usted a saber qué.
La última parte de la historia, la historia de la destrucción de ese mito, es lastimosamente banal y previsible: el bueno de Ricardo se gasta todo lo que tiene en curar a la niña mala de las animaladas que le ha hecho el japonés, y ella, naturalmente, una vez curada, vuelve a irse. El largo epílogo (que comienza con la historia de Marcella), no agrega nada. El episodio del niño mudo es cursi, trapacero y sentimentaloide. No consigue convencerme de la entidad de la niña mala, ahora convertida (eso sí, fugazmente), en la buena vecinita que juega al ajedrez con un traumatizado niño vietnamita. Tampoco los personajes secundarios me llegan a parecer de carne y hueso. Tampoco agrega nada que en un viaje a Perú, Ricardo por fin consiga establecer la verdadera identidad de la falsa chilenita y consiga saber el verdadero nombre, o tal vez debo decir el nombre original, el primer nombre de esta mujer que, a pesar de aparecer en toda la novela, no acaba de encarnarse ante mis ojos de lectora más que como una snob, una mitómana, una mujer sin hondura emocional que se pasea por Perú, París, Newmarket, Tokio, y Madrid para torturar a ese pobre muñeco o marioneta al que, significativamente, llama “pichiruchi”.
A esto hemos de agregar un fondo histórico hecho a brochazos, que nos informa del Perú a través de diversos personajes: Paúl, y especialmente el tío Ataúlfo. Por supuesto, partimos de la base de que Vargas Llosa sabe lo que hace. La historia entretiene y se lee sin mayor esfuerzo: si no se le pide más a un libro, cumple. Ricardo no llega a ser un héroe romántico (todo lo más, parece un poco idiota, un hombre sin verdadero fondo, que consecuentemente se enamora de otra que tal). Una historia que acaba repitiendo hasta la náusea una situación básica: ella se irá para reaparecer transformada, mientras él la seguirá y se plegará a sus deseos con toda docilidad en medio de algún que

otro exabrupto. El final de esta historia sólo puede llegar cuando la susodicha, muere.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

3.4.1 Biografía

Periodista, editor y escritor colombiano nacido en Aracataca (Magdalena), el 6 de marzo de 1927; es conocido universalmente como Gabo. Su familia abandonó esta población atlántica para trasladarse a Bogotá. Hijo de Gabriel Eligio García y de Luisa Santiaga Márquez Iguarán. Fue criado por sus abuelos maternos, el coronel Nicolás Márquez y Tranquilina Iguarán, en Aracataca.

Su infancia está bellamente relatada en sus memorias Vivir para Contarla. En 1936 murió el coronel Nicolás Márquez, motivo que desplazó a Gabriel García Márquez a Sucre con sus padres, para meses después trasladarse a Barranquilla a estudiar. Cursó los primeros grados de secundaria en el Colegio San José desde 1940 para luego viajar a Zipaquirá a culminar su bachillerato en el Liceo Nacional con una beca, hasta 1946.En 1947, García Márquez se mudó a Bogotá con la intención de estudiar Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá), carrera de la que desertó.

Después del llamado "Bogotazo" en 1948, cruentos disturbios que se desataron el 9 de abril a causa del asesinato del líder popular Jorge Eliécer Gaitán, cuando se quemaron algunos de sus escritos en la pensión donde residía, decidió trasladarse a Cartagena de Indias y empezó a trabajar como reportero de El Universal. A finales de 1949 se traslada a Barranquilla para trabajar como columnista y reportero en El Heraldo. Por petición de Álvaro Mutis, García Márquez regresó a Bogotá en 1954, donde trabajó en El Espectador como reportero y crítico de cine. En 1958, tras una estancia en Europa, García Márquez regresó a América, instalándose en Venezuela.

En Barranquilla se casó con Mercedes Barcha, con la que pronto tendría dos hijos, Rodrigo (que nació en Bogotá en 1959) y Gonzalo (que nació en México tres años más tarde). En 1961 se instaló en Nueva York como corresponsal de Prensa Latina. Al recibir amenazas y críticas de la CIA y de los exiliados cubanos, que no compartían el contenido de sus reportajes, decidió trasladarse a México.

En 1967, el escritor, García Márquez, publicó su obra más aclamada, Cien años de soledad, historia que narra las vivencias de la familia Buendía en Macondo. La obra es considerada como un gran referente del Realismo mágico. Desde 1975, García Márquez se radica entre México, Cartagena de Indias, La Habana y París. En 1982, le conceden el Premio Nobel de Literatura. Desde 1998 es presidente del Consejo Editorial y uno de los propietarios de la Revista Cambio en Colombia. En 2002 publicó su autobiografía titulada Vivir para contarla.

Gabriel García Márquez es conocido mundialmente por la peculiaridad de la forma con la que trata sus obras, conocida como "Realismo Mágico" y que consiste en tratar hechos fantásticos desde el punto de vista de determinadas culturas que los consideran normales.

En 1994 funda con su hermano Jaime y con el abogado Jaime Abello, la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) con la que espera que los jóvenes periodistas puedan interactuar con maestros del oficio como Alma Guillermoprieto, Javier Darío Restrepo o Jon Lee Anderson, en busca de renovar sus vocaciones y aprender a hacer un mejor periodismo. García Márquez sigue siendo el presidente de la FNPI.

3.4.2 Incursión en el cine

García Márquez ha desarrollado un interés particular por el cine; ya en su etapa juvenil en Barranquilla, conjuntamente con el pintor Enrique Grau, el escritor Álvaro Cepeda Samudio y el fotógrafo Nereo López, participa en la realización del cortometraje surrealista “La langosta azul”.

Posteriormente, en la década de los cincuenta, estudia la carrera de cine en el Centro Experimentale Di Cinematografía de Cinecittà (Roma), teniendo como condiscípulos al argentino Fernando Birri y al cubano Julio García Espinosa, que más tarde serían considerados fundadores del llamado Nuevo Cine Latinoamericano. Los tres personajes han declarado en reiteradas oportunidades el impacto que supuso para ellos ver la película Milagro en Milán, de Vittorio de Sica, así como también asistir al nacimiento del neorrealismo italiano, tendencia que los hizo vislumbrar la posibilidad de realizar cine en América Latina siguiendo las mismas técnicas.

Es preciso anotar que esta estancia en Roma sirvió para que el escritor aprendiera varios de los entresijos que comporta el quehacer cinematográfico, en tanto y cuanto compartió largas horas de trabajo al lado del realizador César Zabatini. Este particular afinó en García Márquez una precisión cinematográfica a la hora de narrar con imágenes, que más tarde usaría como parte de su trabajo en Ciudad de México.

Se tiene conocimiento de que muchas obras cinematográficas mexicanas de los años sesenta fueron escritas por García Márquez, quien al igual que muchos intelectuales de la época firmó los guiones con seudónimo.

Entre 1965 y 1985 García Márquez participó directamente en los siguientes filmes:

  • En este pueblo no hay ladrones (1965) de Alberto Isaac
  • Juego peligroso (segmento "HBO") (1966) de Luis Alcoriza y Arturo Ripstein
  • Patsy mi amor (1968) de Manuel Michel
  • Presagio (1974) de Luis Alcoriza
  • La viuda de Montiel (1979) de Miguel Littín
  • María de mi corazón (1979) de Jaime Humberto Hermosillo
  • El año de la peste (1979) de Felipe Cazals (adaptación del libro de Daniel Defoe "El diario de la peste")
  • Eréndira (1983) de Ruy Guerra.

En 1986, conjuntamente con sus dos condiscípulos del Centro Experimentale di Cinematografía, y apoyados por el Comité de Cineastas de América Latina, funda la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños, en Cuba, institución a la cual le dedicará tiempo y su propio dinero para apoyar y financiar la carrera de cine de jóvenes provenientes de América Latina, el Caribe, Asia y África. A partir del año siguiente en dicho centro se dedicará a impartir el taller “Cómo se cuenta un cuento”, fruto del cual salen innumerables proyectos audiovisuales.

En 1990 García Márquez, camino a Japón, hace una escala en Nueva York para conocer al director contemporáneo cuyos guiones más admira: Woody Allen. La razón de su viaje al país oriental es la de encontrarse con Akira Kurosawa, en ese momento rodando "Los sueños", interesado en llevar a la gran pantalla la historia de El otoño del patriarca, ambientado en el Japón medieval. La idea de Kurosawa es totalizadora, incrustar toda la novela en el celuloide sin importar el metraje; infortunadamente, para esta idea no existe posibilidad de financiación y el proyecto no se realiza.

En 1996 se presenta Edipo Alcalde, adaptación de la obra de Sofocles "Edipo Rey”, hecha por García Márquez y Estela Malagón, dirigida por Jorge Alí Triana, y protagonizada por Jorge Perugorría, Angela Molina y Paco Rabal.

En 1999se filma El coronel no tiene quien le escriba, protagonizado por Fernando Luján, Marisa Paredes, Salma Hayek y Rafael Inclán.


En 2003 el Grupo Editorial Random House Mondadori de Nueva York le ofrece los derechos para producir el guión cinematográfico sobre la novela “Evita. La Loca de la Casa del narrador luxemburgués Daniel Herrendorf, que protagonizara Madonna bajo la dirección de James Ivory.

En 2006 se rueda El amor en los tiempos del cólera, con guión del sudafricano Ron Harwood y bajo la batuta del director británico Mike Newell. Filmada en Cartagena de Indias, los personajes son encarnados por Javier Bardem, Giovanna Messogiorno, John Leguízamo, Catalina Sandino y Benjamín Bratt. Casi al mismo tiempo se habla de la inminente producción de “Del amor y otros demonios”, con la dirección de la costarricense Hilda Hildalgo; “Memoria de mis putas tristes” dirigida por el danés Henning Carlsen y una posible adaptación de “El otoño del patriarca” por el bosnio Emir Kusturica.

3.4.3 Actividad política

García Márquez ha participado como mediador en las conversaciones de paz adelantadas entre el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y el gobierno colombiano que tienen lugar en Cuba; igualmente participó en el proceso de paz entre el gobierno de Andrés Pastrana y la guerrilla de las FARC que sin embargo fracasó.

También brindó su apoyo y se unió a la amplia lista de prominentes figuras de América Latina que han manifestado su apoyo a la independencia de Puerto Rico a través de su adhesión a la Proclamación de Panamá aprobada por unanimidad en el Congreso Latinoamericano y Caribeño por la Independencia de Puerto Rico celebrado en Panamá. Entre estos autores que dieron su apoyo inequívoco al derecho de Puerto Rico a ejercer su derecho a la plena descolonización y libre determinación, se encuentran las siguientes figuras cuyo reconocimiento es de talla mundial: Pablo Armando Fernández, Ernesto Sábato, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Thiago de Mello, Frei Betto, Carlos Monsiváis, Pablo Milanés, Ana Lydia Vega, Mayra Montero y Luis Rafael Sánchez.

3.4.4 Obras

  • La Hojarasca, 1955.
  • Relato de un náufrago, 1955.
  • Un día después del sábado, 1955
  • El coronel no tiene quien le escriba, 1961.
  • Los funerales de la Mamá Grande, 1962.
  • La mala hora, 1961.
  • Cien años de soledad, 1967.
  • Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo, 1968.
  • Relato de un náufrago, 1970.
  • La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada, 1972.
  • Cuando era feliz e indocumentado, 1973.
  • Chile, el golpe y los gringos, 1974.
  • Ojos de perro azul, 1974.
  • El otoño del patriarca, 1975.
  • Todos los cuentos (1947-1972), 1976.
  • Crónica de una muerte anunciada, 1981.
  • El olor de la guayaba, 1982.
  • El secuestro, 1982.
  • El asalto: el operativo con el que el FSLN se lanzó al mundo, 1983.
  • Erendira, 1983.
  • Diatriba de amor contra un hombre sentado, 1984
  • El amor en los tiempos del cólera, 1985
  • Las Aventuras de Miguel Littín Clandestino en Chile, 1986
  • El general en su laberinto, 1989.
  • Doce cuentos peregrinos, 1992.
  • Del amor y otros demonios, 1994.
  • Noticia de un secuestro, 1996.
  • Obra periodística 1: Textos costeños (1948-1952)
  • Obra periodística 2: Entre cachacos (1954-1955)
  • Obra periodística 3: De Europa y América (1955-1960)
  • Obra periodística 4: Por la libre (1974-1995)
  • Obra periodística 5: Notas de prensa (1980-1984)
  • Vivir para contarla, 2002.
  • Memoria de mis putas tristes, 2004.

3.4.5 Premios y reconocimientos recibidos

  • Premio de la Novela ESSO por "La mala hora" (1961)
  • Doctorado honoris causa de la Universidad de Columbia en Nueva York (1971)
  • Medalla de la legión de honor francés en París (1981)
  • Condecoración Águila Azteca en México (1982)
  • Premio Nobel de Literatura en Estocolmo (1982)
  • Premio cuarenta años del Círculo de Periodistas de Bogotá (1985)
  • Miembro honorario del Instituto Caro y Cuervo en Bogotá (1993)
  • Doctorado honoris causa de la Universidad de Cádiz (1994)

3.4.6 Cien Años de Soledad.

Se publicó en 1967 y dentro de una semana vendieron ocho mil copias. Esta novela le ganó muchos premios internacionales, incluyendo el premio Nobel (1982). De repente, Gabriel García Márquez fue sitiado con fama y su vida cambió para siempre.

En una escala estrecha Cien Años de Soledad es una historia que cubre cien años y seis generaciones de la familia Buendía y la fundación de la ciudad Macondo. La estructura simple de la novela traza la crónica de la familia Buendía durante el siglo XIX. Es una historia de una dinastía, empezando con José Arcadio Buendía hasta la muerte del último miembro de la línea. A través del narrativo, los destinos de los Buendías y Macondo son reflejos paralelos.

En cada generación, una muerte violenta encuentra a los miembros de los Arcadios, con unas excepciones, pasando por alto los Aurelianos belicosos. La novela empieza con Aureliano enfrente de un pelotón de fusilamiento, pero Arcadio en otra ocasión muere en esta manera. Cada generación produce otro Aureliano, nombrado por el Coronel, y todos comparten el destino de soledad. A pesar de nacerse a una familia grande con muchos amigos, todos buscan la soledad y eventualmente perecen.

Los humanos tienen algunas necesidades, y por eso, el lector puede desarrollar el tema de soledad en esta obra y ver como ella influye la vida cotidiana. Los varones de la familia Buendía, casi sin excepción, son marcados con el signo de la soledad. Por ejemplo, Coronel Aureliano Buendía, un miembro distinguido de la segunda generación, sirve como ejemplo perfecto de soledad. Como el primer ser humano nacido en Macondo, él es identificado como mal dispuesto a llegar a ser alguien. Él llora en el útero de su madre Úrsula, exclamando que tiene "una incapacidad para el amor humano". Su adolescencia le hizo silente y solitario, pero en hecho, él siempre toma refugio en estar solo. Sin embargo, Coronel Aureliano Buendía tiene compasión para su sociedad desafortunada.

La vida de los gemelos, Aureliano y José Arcadio IV Segundo, refleja que la soledad no solo es un estado de insolación social, pero también es una relación humana especial, y sobre todo, es una necesidad. Por ejemplo, Aureliano tiene lástima de sí mismo, porque su vida tiene una norma de repetición: vive entre el deseo y la abundancia, entre la virtud y la hipocresía. Siempre se confunde sobre el estado de su aburrimiento psicológico. En su frustración, él siente una compulsión neurótica para hacer hincapié en tristeza como medio a sentirse humano. En cambio, su hermano gemelo no tiene este tipo de compasión por sí mismo y no hace falta de satisfacer sus apetitos. Es condenado a vivir aparte de los otros Buendías, no importa lo que hace. Psicológicamente, José Arcadio IV Segundo siempre es un desconocido y nadie nunca sabe nada de su vida. Él es un hombre sin una familia emocional y siempre es confundido con su hermano. Para mostrar la dimensión irónica en la relación de los gemelos, García Márquez enterró un gemelo en el sepulcro del otro.

José Arcadio V y su sobrino, Aureliano Babilonia, comparten una relación del amor y del odio, y sufren de otra forma de soledad. Al llegar de Roma, José Arcadio V realiza que tiene que vivir con su sobrino en paz. En esta relación, hay una tolerancia mutual sin afección, hay acomodación sin compasión. Es como una "fuerza de hábito" entre dos personas, cuando su relación es mecánica solo con las acciones y las reacciones. Esta forma de hábito debilita la fuerza de una relación cercana y la conduce a la desesperación.

A través de la novel, la muerte se acerca a la soledad. Todos los hombres de la familia Buendía, especialmente Aureliano, llevan a cabo una vida de soledad. Él, aunque rodeado con otros hombres en la guerra, está separado de los demás. Cuando regresa a casa un día, da instrucciones estrictas que nadie, incluyendo a su esposa Úrsula, puede acercarse a él más de diez pies. Cuando se sienta en un cuarto, un círculo lo aísla de los otros. En su incapacidad por querer; se empuja más y más a la soledad que, para él, es como la muerte. Es tan miserable en su soledad que trata de terminar la vida, pero su destino no es la muerte sino el aislamiento. La frialdad de la soledad es como la frialdad del sepulcro.

La narración en la novela es en un tiempo cerrado, con un principio y un fin. El presente, el pasado y el futuro pueden ser narrados en un tiempo a cualquier tiempo por el narrador, porque él es objetivo en narrar cada uno. Por eso, el tiempo en Cien Años de Soledad es circular. La novela tiene una declaración directa que se desarrolla y explica en manera lógica, que ninguna otra conclusión puede ser posible. La manipulación del tiempo y creación de un sistema total no permite la medida de tiempo en una concepción lineal. La acción no es cronológica, pero tiene la función de evocar el fin de un ciclo vital desde el principio. Así, pues, el presente se ve de la perspectiva del pasado y es proyección al futuro. Por ejemplo, el narrador parece estar en el mismo tiempo que el Coronel frente al pelotón de fusilamiento: "muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el Coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo". (p. 79)

En Macondo, no se puede distinguir entre la realidad y la irrealidad —cualquiera cosa puede pasar por otra. Lo maravilloso convive con lo cotidiano y a través de un lenguaje evocador y preciso, es posible hacer vivir lo inverosímil. La construcción imaginaria tiene sus raíces profundas en la realidad latinoamericana. Los paisajes de Macondo contienen elementos naturales como las nieves latinoamericanas, el desierto y las montañas. En Macondo, los problemas de los trabajadores con los políticos reflejan las preocupaciones con respeto a Colombia. Por ejemplo, los trabajadores en las plantaciones de plátanos se rebelan contra el gobierno.

Al leer la novela Cien Años de Soledad, suele hacerse difícil definir el objeto final. A veces parece una sátira, otras parece una evocación de lo mágico. La novela demuestra que la línea entre la fantasía y la realidad es muy arbitraria. Muestra en consecuencia la variedad de la cultura colombiana e indígena. En resumen, se aprecia las descripciones y las historias de los caracteres en esta obra expuestos por el autor. Es una obra maestra que expresa el punto de vista complejo con elementos de la ficción de otros novelistas, referencias bíblicas y experiencias personales conocidas por Márquez mismo.